jueves, 17 de diciembre de 2009

Belice, Tierra de Garifunas y de la 2da Barrera Coralina mas Larga del Mundo

De Hopkins a Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary, Tierra de Jaguares

Nos levantamos muy temprano, tomamos un delicioso desayuno en una simpática cafetería en Hopkins, una pacifica y relajada playa, acá llega mucha gente extranjera en busca de paz y tranquilidad, los bares son escasos, a las 9 pm Hopkins parece un pueblo fantasma y desolado.
Cerca de las 11 am partimos hacia la reserva de Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary, esta se encuentra a menos de 30 minutos de Hopkins hacia el sur, era el destino mas lejano a la frontera con México que nos tocaba visitar.
Llegamos Maya Center, pequeño poblado donde queda el desvío hacia la reserva, compramos algunos vivieres y manejamos los 20 minutos por la mal mantenida carretera que nos lleva a Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary.
Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary tiene alrededor de 100,000 acres de superficie, se fundó en 1984 como una reserva para proteger la gran población de jaguares y otras formas de vida originarias del lugar, también se le conoce como "Reserva de Jaguares". Este maravilloso santuario es hogar de numerosos miembros de esta familia de felinos, también existe una gran población de mamíferos y aves que forma parte de su cadena alimenticia.


Sajino dentro de la Reserva Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary


Al llegar a la Reserva nos dimos con la sorpresa que éramos los únicos huéspedes que habían decidido pasar la noche ahí, las instalaciones eran muy precarias, no iban de la mano con el alto precio que cobraban por una cabaña, en un principio pensamos quedarnos dos noches, pero debido a las pésimas condiciones de la habitación y las camas, sumado a que no había ningún servicio de comida (solo lo que uno llevaba) decidimos dormir solo una noche.
Dejamos nuestras cosas en la precaria y costosa cabaña y salimos a caminar por uno de los principales senderos de la reserva, al empezar la caminata nos encontramos con Kurt y Tracy, unos amigos gringos con los que habíamos estado en Lamanai (el fue uno de los que me ayudo cuando me cai de la ruina), ellos, mas vivos que nosotros, se habían hospedado en el Maya Center, población fuera de la reserva, en un cómodo lugar. Quedamos en hacer una caminata nocturna a las 7 pm y nos despedimos.


Huella Fresca de Jaguar


Caminamos cerca de 3 horas por la reserva, vimos algunos pájaros e insectos, los zancudos y mosquitos se burlaban de nuestro repelente, a mitad de camino nos cruzamos con una familia de Sajinos (un tipo de jabalí), nos vieron como quien no quiere la cosa y siguieron su camino.
Regresamos a la cabaña a descansar un par de horas, comimos lo poco que habíamos llevado, pan, jamón en lata, salchichas en lata y mantequilla, a las 7 pm salí a encontrarme con nuestros amigos gringos, Charito decidió quedarse sola en la cabaña, sola, con la compañía de una pequeña linterna.
Me encontré con Kurt y Tracy y junto a Ernesto, un guía de origen maya, empezamos nuestro recorrido, en el camino vimos algunas ranas, dos picuros (roedores de tamaño mediano), algunos insectos y aves nocturnas, nada impresionante. Caminamos dos horas, me despedí de los gringos y a las 9 pm regrese hacia la cabaña, al entrar encuentro dentro de la oscuridad (no había luz en la reserva) a Charo sentada en la cama alumbrando hacia nuestras bolsas con resto de comida, apenas me fui apareció un roedor merodeando dentro de la cabaña, este no había dejado tranquila a Charo durante toda mi ausencia, yo, que no soy muy amante de los roedores, saque las bolsas de la cabaña y, al parecer, el roedor salio tras ellas.
La noche fue larga y fea, los zancudos y la incomodidad de las camas no nos dejaron pegar un ojo, fueron esas noches que uno espera despierto a que amanezca.


Charo Bañandose en Cascada dentro del Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary


Apenas salio el sol nos levantamos de nuestros catres, alistamos nuestras cosas y salimos ha hacer una caminata matutina por la selva, era el cumpleaños de Charo y no lo habíamos recibido de la mejor manera. Caminamos cerca de 45 minutos por un sendero, bajando una quebrada nos encontramos con una hermosa cascada que caía sobre las aguas de una cristalina laguna, eran las 7 am y sin dudarnos nos metimos como dios nos trajo al mundo a disfrutar de un refrescante baño, el agua estaba increíble, fue uno de esos momentos que uno se siente solo en el mundo rodeado de la naturaleza mas pura, ahora si, Charo estaba disfrutando su santo al máximo, solo nosotros, el agua y los árboles.
Chapoteamos unos 30 minutos y regresamos por donde vinimos hacia el carro, en el camino vimos algunas huellas de jaguar, luego partimos cerca de las 9 am, debíamos tomar la Manatee Road que nos llevaría a Belize City.

Gales Point, un rincón de África en el Caribe

Salimos hacia la carretera y entramos al Manatee Road, una carretera alternativa sin asfaltar hacia Belize City, a mitad del camino encontramos un desvío hacia Gales Point, consultamos nuestro infaltable Lonely Planet para averiguar un poco mas del lugar y decidimos visitarlo.
Gales Point es un pequeño poblado de solo 450 habitantes Garifunas (descendientes de África) en su mayoría, esta ubicado en una estrecha península que se adentra en la Southern Lagoon, esta enorme laguna goza de la mayor concentración de Manatíes de todo el caribe y alberga mas del 60% de las tortugas marinas de Belize.


Ventana de Casita en Gales Point


Al entrar al pueblo de una sola carretera el territorio se comienza a estrechar hasta volverse muy delgado, la mayoría de sus casas son de colores muy pintorescas, en la punta de la península existe un hotel de propiedad de una simpática señora norteamericana, conversamos un rato con ella y regresamos hacia la carretera, a mitad del camino encontramos una simpática casita de color morado con algunos tambores afuera, bajamos del carro y nos cruzamos con un tipo con pinta de rasta que nos ofreció los tambores en venta, poco rato después apareció Emmeth Young, un simpático personaje rasta hasta los huesos que fabricaba tambores, conversamos un rato con ellos y terminamos en un concierto espontáneo y gratuito de tambores dentro de su cabaña, una experiencia alucinante. Le compre un CD (había podido grabar un disco de música Africana), un pequeño tambor y partimos luego de despedirnos de nuestros amables y talentosos amigos.


Yo Junto a Emmeth Young y uno de sus Amigos Músicos



Uno de Nuestros Amigos Tocando Magistralmente el Tambor


Seguimos nuestra ruta por la Manatee Road por una hora mas, luego entramos a la carretera principal, estábamos a solo 30 km de Belize City.
Al llegar a Belize City encontramos una ciudad desordenada y caótica, mucho tráfico y bulla. La población de la Belize City es de aproximadamente 70.000 habitantes. La ciudad se encuentra en la desembocadura del río Belize, en la costa del mar Caribe. Belize City es también el principal puerto del país, su eje industrial y financiero, fue fundada a mediados del siglo XVII por leñadores y madereros británicos. El emplazamiento había sido anteriormente una pequeña ciudad maya. La población de Belice también se convirtió en el hogar de miles de esclavos africanos comprados por los británicos para trabajar en la industria maderera.
Cruzamos la ciudad hasta llegar al puerto donde parten los Water Taxis que nos llevarían a Caye Caulker, nuestro siguiente destino.

Caye Caulker, Mar, Playa y Diversión

Esperamos mas de una hora a que parta nuestro Water Taxi Hacia Caye Caulker, nos embarcamos poco antes de las 6 pm, el viaje de 40 minutos hacia la isla fue un poco pesado debido a la fuerte lluvia caribeña que nos empapo en el camino. Llegamos de noche a la isla, tomamos un taxi y nos hospedamos en el Hotel Tropical Paradise con una linda vista al mar. En Caye Caulker todos los autos, incluyendo los taxis y los de policía son carritos de golf, no hay autos normales.
Caye Caulker está a 33 kilómetros de Belize City, es una alargada isla de 6 kilómetros de longitud pero menos de uno de ancho. En el año 1961 el huracán Hattie partió la isla en dos.



Niños de Caye Coulker


El pequeño pueblo de esta isla solo tiene tres calles: Front Street, Middle Street y Back Street En todo el cayo se respira un ambiente de relajo que se siente y disfruta desde el momento en que uno llega. En Front Street se encuentran la mayoría de los hoteles y restaurantes. A lo largo de la costa de Belice se extiende la barrera de coral más larga del hemisferio occidental y la segunda del mundo, después de la de Australia.


Amanecer en Nuestro Hotel de Caye Coulker


En nuestra primera noche solo tuvimos fuerzas para caminar un rato por el pueblo e ir a dormir, el día había sido agotador.
Me levante muy temprano a fotografiar el amanecer, estaba increíble, antes de las 7 am ya estaba disfrutando su delicioso mar, nade unos 45 minutos, tomamos desayuno y caminamos hacia el otro extremo de la isla, en la punta de esta existe un bar increíble, el Lazy Lizard, el ambiente es súper bacán, música en su mayoría reggae, las mesas están metidas dentro del mar y la gente se relaja tomando sol, bailando o simplemente conversando disfrutando de una cervecita helada o de un delicioso Panty Ripper (trago típico preparado con Ron de Coco y Jugo de Piña).


Tomando un Refrescante "Panty Ripper" en el Lazy Lizard



Charito tomando una Belkin, Cerveza Típica de Belize


Mientras disfrutábamos de unos deliciosos Panty Rippers conocimos a, tal vez, el personaje mas representativo de Caye Caulker, Ras Creek, un rasta de 45 años que vive en un barco muy peculiar decorado por él, el ofrece tours alrededor de la isla. Después de conversar un buen rato terminamos sentados en su colorido barco dando una vuelta a la isla, la verdad es que no había mucho que ver en el tour aunque el solo hecho de estar paseando y conversando con Ras Creek hacia que el viaje sea muy placentero y entretenido. Luego de casi dos horas desembarcamos en el hotel y nos fuimos muy hambrientos al “Happy Lobster” a comer una jugosa langosta, muy común y barata en esta zona del Caribe.
Nos acostamos temprano, al dia siguiente nos tocaba una larga sesión de snorkel.



Ras Creek en el Barco donde Vive y Hace Tours

Ras Creek, una de las Personas mas Típicas de Caye Caulker


Hol Chan, Shark Ray y Coral Gardens, Buceando entre Rayas, Morenas y Tiburones

Cerca de las 9 am fuimos a buscar a Carlos Ayala, un beliceño amante del mar, el iba a ser nuestro guía en esta experiencia marítima que nos iba a tocar vivir.
Zarpamos a las 10 y 30 am, nuestro primer destino seria la Hol Chan Marine Reserve, esta fue la primera reserva natural que se creo en Centro America, desde el bote uno podía observar la transparencia del mar y grandes cardúmenes de peces nadando por la barrera coralina. Nos enfundamos nuestras aletas, mascara y snorkel e hicimos nuestra primera inmersión al mar, pudimos ver muchos peces de colores de todas formas y tamaños, a una gran morena y a una verdusca tortuga marina nadando al lado nuestro.


Tortuga Marina en Hol Chan


Luego de 40 minutos retornamos al bote, íbamos a visitar San Pedro, población ubicada en el cayo Ambergris, mas conocida como la “Isla Bonita” gracias a la popular canción de Madonna, ella se inspiro en esta isla para componer esta canción y cuentan que la visita frecuentemente. Caminamos un rato por San Pedro, la isla mas grande y poblada de Belize, no me gusto mucho, ya nos habíamos acostumbrado a la pacifica y relajada Caye Caulker, una hora después partimos hacia nuestro siguiente punto de snorkel, Shark Ray Neighborhoods, al llegar un gran grupo de cerca de 20 tiburones nodriza comenzaron a dar vueltas a nuestro bote, nuestro guía, Carlos, salto primero, nadie en el bote quería ir segundo, tome aires de valentía y salte al agua, fue una experiencia fascinante, tanto así que uno se olvida por un momento que esta rodeado de tiburones y rayas venenosas, me quede contemplando estos hermosos animales mientras los otros miembros del grupo se animaban a saltar. Nadamos con los tiburones, las rayas, pulpos, cangrejos y muchos peces de colores, 45 minutos después subimos nuevamente al bote, nos faltaba visitar el ultimo punto de esta excursión, el Coral Gardens.


Tiburón Nodriza en el Shark Ray Neighborhoods


Buceando en el Shark Ray Neighborhoods


Este ultimo punto como paisaje marino lejos es el mas bonito de los tres que visitamos, no encontramos muchos animales marinos, pero la barrera coralina que identifica esta parte del mar beliceños valía la inmersión. Luego de 35 minutos subimos por ultima vez al bote de Carlos Ayala y retornamos a Caye Caulker. Por la noche salimos a comer y a tomar unos Panty Rippers, teníamos que despedir a la ultima noche que pasábamos en esta maravillosa isla.



Charo y Yo Buceando en el Coral Gardens


Madrugue una vez mas, era 9 de noviembre, nuestro treceavo dia de viaje, aproveche para bañarme por ultima vez en este mar que nos trato tan bien, desayunamos los mejores sándwiches mixtos que he comido en mi vida y partimos a las 10 am hacia Belize City, al llegar, rápidamente recogimos nuestro Chevrolet Chevy Azul y recorrimos los 130 kilómetros que nos separaban de la frontera con México, mientras manejábamos y nos acercábamos a la frontera nos entro una angustia y pena muy grande al darnos cuenta que en pocos minutos íbamos a abandonar este alucinante país, es increíble que en un territorio tan pequeño uno pueda encontrar un país tan diverso, lleno de fauna, grandes Selvas, mucha historia, paradisíacas playas y gente increíble, una experiencia inolvidable.
Aun nos quedaba una semana mas de viaje, nos faltaba explorar la península de Yucatán en México, aún quedaba mucho por descubrir.
Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...