domingo, 28 de febrero de 2010

Los Castillos de Loire, Un Viaje al Pasado

Nos levantamos temprano en Paris, mientras la gente se alistaba me dirigí en metro a los Campos Eliseos, había que recoger el auto que habíamos alquilado desde Lima. Me demore un poco en ubicar la dirección, me dieron una VW station wagon. Con las mismas maneje hasta el hotel, recogimos las cosas y cerca de las 9 y 30 am partimos hacia el Valle de Loire y sus famosos castillos.
Manejar en Paris no es complicado, uno coge la periférica que da la vuelta a la ciudad, ahí solo queda ubicar la salida hacia el pueblo o ciudad de destino. Nosotros nos dirigimos hacia el sur oeste con destino a la ciudad de Orleans, son aproximadamente hora y media de camino, esta ciudad es el punto de partida para visitar los hermosos Castillos de Loire.
La mayor parte de los castillos del Loire fueron edificados y reconstruidos en la época del Renacimiento Francés, años en que el poder real estaba situado en las riberas del río Loire y sus principales afluentes. Gran parte de los castillos tienen sin embargo sus orígenes en la Edad Media, aun se conservan en muchos de ellos el estilo arquitectónico de esa época.
Nosotros decidimos visitar 5 de los castillos de la zona, se consideran cerca de medio centenar los castillos los del Valle del Loire. Nuestra primera parada fue el Castillo de Chambord.


Castillo de Chambord



Detalle del Castillo de Chambord


Chambord es el castillo más grande del Valle del Loire. fue construido entre los años de 1519 y 1539 para servir como un pabellón de caza para el Rey Francisco I, quien no vivió ahí. El diseño original fue hecho por Domenico da Cortona, aunque se cree que Leonardo da Vinci estuvo implicado en el diseño original siendo invitado por el mismo Rey Francisco I.
En el castillo se destacan ocho grandes torres, 440 habitaciones, 365 chimeneas, y 84 escaleras. Uno de los mayores atractivos arquitectónicos que posee es la hélice doble de la espectacular escalera abierta donde la gente puede ascender y descender al mismo tiempo sin toparse con la otra persona.
Este enorme castillo está rodeado por 52,5 km² árboles formando un inmenso y muy atractivo bosque.
Después de la muerte del Rey Francisco I el castillo estuvo abandonado durante mas de ochenta años. Fue recién en el año 1639 que el Rey Luis XIII se lo dio a su hermano Gastón d'Orléans quien lo restauro.


Vista desde la parte alta del Castillo de Chambord


Nos tomo un par de horas visitar parte de este enorme castillo, la cantidad de cuartos y recovecos que uno encuentra son infinitos, desde la parte alta del castillo se tiene una increíble vista de los bosques que lo rodean.
Salimos Chambord hacia el Castillo de Cheverny, uno de los castillos más famosos del Valle de Loire. Este castillo pertenece a los descendientes de la familia Hurault. Esta familia de financieros y oficiales, trabajó al servicio de cinco reyes de Francia. En 1620 se mandaron a construir este fabuloso castillo inspirado en la obra de los mejores artistas de la época.
Cheverny está rodeado por un bosque de cien hectáreas, la alameda principal frente al castillo, es un largo camino de seis kilómetros. Son cerca de 2.000 árboles los que rodean la propiedad.


Castillo de Cheverny


Un dato interesante es que el belga George Remi, mas conocido como Hergé, autor de Las Aventuras de Tintín, se inspiró en el Castillo de Cheverny para crear el Castillo de Moulinsart, residencia del Capitán Gregory Haddock el cual aparece por primera vez en el libro de Tintín "El Secreto del Unicornio".
Continuamos nuestro camino hacia el ultimo castillo que visitaríamos este día, el Castillo de Chenonceau al cual uno llega caminando por un largo camino rodeado de grandes árboles.


Parte Frontal del Castillo de Chenonceau


El Castillo de Chenonceau, conocido también como "El Castillo de las Mujeres", tiene un especial encanto por la forma en que se encuentra construido encima del río Cher que, a diferencia del río Loire, tiene un flujo lento y pasivo permitiendo un perfecto reflejo del castillo sobre el agua. Este castillo, junto con el de Chambord es el más visitado de todo el Valle de Loire.
El hecho de que a esta construcción se le conozca como "El Castillo de las Mujeres" se debe a que éste siempre estuvo controlado por damas. Fue construido en 1513 por Catherine Briçonnet. En 1547, Diana de Poitiers era la amante de Enrique II, heredero de Francisco I. Enrique le obsequió el Castillo de Chenonceau después de nombrarla Duquesa de Valentinois. Esta mujer embelleció el castillo y después logró que Francisco I se mudara al lugar con toda su corte, logrando así convertirse en una de las mujeres más influyentes de la época, a la vez se convirtió en gran enemiga de la reina Catalina de Médicis. Catalina recuperó el castillo después de la muerte de Enrique II.


Castillo de Chenonceau sobre el rio Cher


Durante la Primera Guerra Mundial, Monsieur Gastón Menier, dueño en esa época de Chenonceau, instaló un hospital por sus propios medios en las habitaciones del castillo.
Salimos fascinados de este hermoso castillo cerca del anochecer, debíamos buscar donde pasar la noche, consultando algunas de las guías turísticas que habíamos recogido en el camino nos dirigimos al pueblo de Langeais. Llegamos cerca de las 9 pm al pueblo, rápidamente encontramos un hotel a solo dos cuadras del Castillo de Langeais, salimos a comer unas ricas pastas, visitamos la parte exterior del castillo y luego nos fuimos a dormir.


Charito y yo frente al Castillo de Langeais


A la mañana siguiente recién pudimos observar la belleza del pueblo de nos vio pasar la noche, es el típico pueblito europeo con la diferencia que este se encuentra adornado por un hermoso castillo ubicado en el medio del pueblo. Tomamos un nutrido desayuno en una pequeña panadería y recorrimos algunas callecitas de Langeais. Como debíamos partir temprano no visitamos el Castillo de Langeais considerado como la fortaleza de piedra mas antigua de Francia, edificada en el siglo X.


Pueblo de Langeais con el fondo del Castillo


Nuestro siguiente destino fue el Castillo de Villandry, a donde llegamos cerca de las 10 am.
Construido en 1536, el castillo estuvo a punto de ser demolido en 1906, cuando el español Joaquín Carvallo lo compró, salvándolo por completo y encargándose de construir los hermosos jardines que circundan este castillo.
Encontramos entre los jardines de Villandry dos secciones. La primera parte esta compuesta por el jardín ornamental, representando en diversas fases las formas del amor, el jardín de las tres cruces y finalmente el jardín de la música.
El segundo jardín es el jardín de agua, muy diferente a los otros tres. Está en la parte más alta del terreno y está centrado en torno a una gran pileta cercado por hermosas plantas.


Huerto de Zapallos en el Castillo de Villandry



Jardines de Villandry con el fondo del Castillo


Actualmente los propietarios de este castillo son los descendientes del propio Carvallo, quienes se encargan de mantenerlo en óptimas condiciones.
Recorrimos los hermosos jardines de Villandry, los mas bonitos y extravagantes que he visto en mi vida, nos relajamos un buen rato en el llamado Jardín del Agua y partimos al mediodía hacia el último castillo de nuestra lista, el Castillo de Azay le Rideau.


"El Jardín Ornamental" frente al Castillo de Villandry


Este increíble Castillo fue construido sobre una pequeña isla del río Indre entre 1518 a 1527, siendo un ejemplo del Renacimiento francés.
Su fachada cuentan con artísticos ornamentos y acabados, sus torres y el entorno donde se encuentra nos recuerdan a los castillos de los cuentos infantiles. La decoración interior nos ofrecen un testimonio de la grandeza que se vivo en esa época.
Durante los siglos cambió varias veces de dueño hasta principios del siglo XX, que fue adquirido por el gobierno francés y restaurado.


Vitral dentro del Castillo de Azay le Rideau


El hermoso Castillo de Azay le Rideau sobre el rio Indre


Salimos del castillo por una pequeña calle del pueblo que lleva el mismo nombre, el cual vive del turismo que genera el castillo, visitamos algunas tienditas típicas de esta zona y cerca de las 3 pm partimos con destino a Lorient, en La Bretaña, al nor oeste de Francia, nos quedaban cerca de 5 horas de manejo por las bien conservadas carreteras francesas.


Callecita en el Pueblo de Azay de Rideau


Viñedo dentro del Castillo de Villandry


Charito en los bosques del Castillo de Villandry


Yo con el fondo del Castillo de Villandry

lunes, 22 de febrero de 2010

Simplemente PARIS

Llegamos a París vía Ámsterdam a fines de setiembre del 2007, una vez en el aeropuerto tomamos un bus que nos dejo en el Arco del Triunfo, desde ahí decidimos caminar hasta nuestro hotel, el cual había reservado vía Internet. Calculamos mal la distancia, al final caminamos mas de 1 hora jalando nuestras maletas por las irregulares veredas parisinas.
Nuestro hotel estaba muy bien ubicado, en el barrio de la Madeleine, aunque el minúsculo tamaño de la habitación no iba acorde con el altísimo precio. Era la tercera vez que estaba en París, una ciudad de ensueño, considerada para muchos como la capital de Europa. Mi primera vez en la ciudad luz fue hace mucho tiempo, a los 14 años, estuve un par de días de paso camino a Caen, viaje junto al equipo de ciclismo del Club Regatas Lima en mi época de deportista, la verdad no conocí casi nada aquella vez. La segunda oportunidad fue en el año 2000, estuve junto a Charo mi esposa, en esa ocasión nos quedamos una semana en la casa de un buen amigo, se puede decir que fue la primera que disfrute París, una ciudad en la cual el solo hecho de caminar por sus calles y barrios es todo un placer.


Iglesia de la Madeleine


Poco rato después de llegar, nos dimos una ducha y salimos a caminar, era imposible quedarse en el hotel, a pesar del cansancio del viaje había que salir, estábamos en París, teníamos que recorrerlo. Dimos una vuelta por la Madeleine, una iglesia atípica debido su inusual estilo arquitectónico neoclásico, se asemeja mas a un Partenón. Esta iglesia se inauguro en el año de 1842 luego de mas de 80 años de construcción.
Seguimos nuestra caminata nocturna hacia la Plaza de la Concordia, el centro de la plaza, la mas grande de París, es adornado desde 1836 por un imponente obelisco de más de 3300 años de antigüedad y casi 23 metros de altura, este monumento fue un regalo de Egipto a Francia. La historia de la Plaza de la Concordia se remonta a la época de Luis XV. En tiempos de la Revolución, la plaza fue tristemente célebre con la instalación de la guillotina; fueron cerca de 2500 personas guillotinadas en esta época, en 1831 el virrey de Egipto le regala a Francia el obelisco que marcaba la entrada al templo de Aman en Luxor. Luis Felipe I decidió instalarla en la Plaza de la Concordia, para olvidar las muertes que sucedieron en este lugar, siendo colocada en la Concordia 5 años después, en 1836.


Rueda de la Fortuna de París

Plaza de la Concordia


Ya de regreso al hotel comimos algo en un pequeño café en los alrededores donde tome la coca cola mas cara de mi vida, me costo 9 euros, el barrio de la Madeleine es uno de los mas caros de París, donde se encuentran las tiendas mas caras y el restaurante mas famoso de la ciudad, el Maxims.
A la mañana siguiente, nos levantamos temprano victimas del horario volteado, son 7 horas mas que Lima. Tomamos el metro de París, y salimos a la altura de la estación del Trocadero al lado del Palacio de Chaillot, ahí nos topamos con la Torre Eiffel, símbolo indiscutido de Paris y de Francia. La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889 que se celebraría en conmemoración del centenario de la Revolución Francesa. Gustave Eiffel y su compañía fueron los emprendedores de este proyecto, comenzaron a construirla en 1887 y fue concluida dos años después. La obra generó muchas controversias entre los artistas de la época, que pensaban en la torre como en un "monstruo de hierro" en medio de la ciudad del romanticismo.


Charito en el Palacio de Chaillot


La Torre Eiffel pesa unas 10.000 toneladas y su altura es de 324 metros, incluida la antena de radio y televisión que fue añadida muchos años después. Trabajaron en ella unos 200 obreros que unieron más de 18.000 piezas de hierro con 2 millones y medio de pernos. Los cimientos alcanzan los 30 metros de profundidad, debido a la proximidad con el río y la naturaleza del subsuelo. La torre está compuesta de tres niveles, se puede acceder a los dos primeros mediante 1665 escalones, también hay la opción de subir en ascensor.
Cabe destacar que las obras de Eiffel llegaron al Perú, el Puente de Bolívar en Arequipa y la Casa de Fierro en Iquitos son algunas de ellas,
Nosotros subimos por las escaleras debido a la larga cola que había para tomar los ascensores, para la ultima parte si usamos el ascensor, es la única manera de acceder a la punta de la torre, desde ahí se tiene una increíble vista de toda la ciudad de París, vale la pena.


 Frente a la Torre Eiffel



La Torre Eiffel


Luego de disfrutar un par de horas de esta magnifica torre, bajamos hacia el Campo de Marte, un gran parque del cual se tiene otra vista de la Torre Eiffel, mucha gente parisina y turistas llegan al Campo de Marte a hacer picnic y a pasar el dia al pie de este majestuoso monumento.
Decidimos regresar caminado por las calles de Paris, es como andar en un museo al aire libre, todas las calles son bonitas y con muchos detalles, uno camina y camina, va devorando cuadras y cuadras y ni cuenta te das que las horas van pasado. Llegamos nuevamente a la Plaza de la Concordia, aprovechamos de subir a la gran rueda de la fortuna donde se tiene una increíble vista de los Campos Eliseos y del Arco del Triunfo.


El Arco del Triunfo y los Campos Eliseos vistos desde lo alto de la Rueda de la Fortuna de París


Seguimos nuestro camino por los bellos y enormes Jardines de Tuileries, estos jardines unen la Plaza de la Concordia con el Museo de Louvre, por los jardines uno respira la belleza de esta ciudad. Piletas, estatuas, monumentos junto a cientos de parisinos caminando, leyendo o simplemente disfrutando del entorno adornan el lugar. Cerca al Museo de Louvre se encuentra Arco de Triunfo del Carrusel, una versión mas pequeña del famosos Arco del Triunfo, Napoleón lo mandó construir en 1806 en conmemoración de sus victorias militares.


Monumento en los Jardines de Tuileries

Llegamos al Louvre, con sus cerca de 300,000 piezas es uno de los museos mas antiguos e importantes del mundo. Alberga piezas tan importantes como la Venus de Milo, la Gioconda, la Victoria Alada de Samotracia, El Escriba Sentado, El Retrato de Baltasar Castiglione, Las bodas de Caná, entre otras. En esta oportunidad decidimos no entrar, ya habíamos visitado el museo 7 años antes y recorrerlo nuevamente nos iba a tomar todo el dia. Comimos unos típicos sándwiches en pan baguette con jamón y mantequilla en una panadería, una buena manera de ahorrar en una ciudad sumamente cara como esta.


El Museo de Louvre


Continuamos con nuestra caminata parisina, visitamos la bella Iglesia de Saint German, construida en el siglo XI, es la más antigua de Paris. Fue la más importante hasta la construcción de la catedral de Notre Dame. Salimos de Saint German y llegamos a Notre-Dame, sin ninguna duda, uno de los símbolos de la ciudad. Si bien no es la catedral más grande de Francia, es una de sus obras de arte gótico más remarcables. La famosa obra de Víctor Hugo "Notre Dame de París", escrita en 1831, la cual relata la historia de Quasimodo, el jorobado de Notre-Dame, está inspirada en este lugar.


Charito Frente a la Catedral de Notre Dame


Detalles sobre la puerta de entrada a la Catedral de Notre Dame


Tuvimos toda la intención de subir a las torres de Notre Dame, pero había tanta gente que nos iba a tomar varias horas la visita, nos tuvimos que conformar con apreciar de su belleza desde la parte baja, tomamos algunas fotografías y regresamos hacia el hotel recorriendo parte del Río Sena y sus hermosos puentes. Visitamos algunas tienditas al lado del Sena, me llamo la atención especialmente una tienda de mascotas en la cual vendían cuyes (también conocidos como conejillos de indias) como mascotas a 50 euros, en Lima un cuy no cuesta mas de 3 dólares y es parte importante de la gastronomía altoandina de mi país.


El Puente Alejandro III sobre el río Sena


El río Sena hace parte del paisaje y de la historia de París, es imposible hablar de esta ciudad sin hablar de él. Pese a que el Sena tiene una longitud de 780 km. desde su nacimiento en la meseta de Langres hasta su desembocadura en el canal de la Mancha, son los 13 km. que atraviesan París los que lo hacen conocido mundialmente. Hay que tener en cuenta que París nació en el Sena y que sus principales actividades comerciales estuvieron siempre vinculadas a la navegación. Una de las actividades más tradicionales en París, es el paseo en barco (Bateaux-Mouches) por el Sena, este paseo permite una visión diferente de los principales monumentos que se encuentran en ambas orillas del río.


Candelabros de Hierro Forjado sobre el Puente Alejandro III


Cruzamos el puente mas emblemático y bello de Paris, el puente Alejandro III, este fue construido para la exposición universal de 1900. Lleva el nombre de un zar ruso en honor a la alianza entre ambos países. Cuatro imponentes columnas de 17 metros de alto rematadas por estatuas de pegasos en bronce dorado se encuentran a ambos lados del puente, 32 columnas de alumbrado de hierro forjado a modo de candelabros iluminan el puente.


Estatua sobre el Puente Alejandro III


Llegamos a nuestro cuarto de hotel, rápidamente nos bañamos, teníamos una invitación a cenar a la casa de unos familiares franceses de Charo, mi esposa. Salimos del hotel, tuvimos que tomar un taxi ya que andábamos atrasados y volamos a nuestra cita, comimos como reyes, fuagrá, jamón del sur de Francia, pato, entre otras exquisiteces, lo extraño de los franceses es que de postre acostumbran comer varios tipos de quesos, detalle que me encantó. Cerca de las 11 pm tomamos un taxi de regreso hasta nuestro petit hotel y después de un intenso dia caímos como troncos hasta el día siguiente.
Salimos del hotel a las 9 am, caminamos nuevamente hacia la Plaza de la Concordia, comimos un Hog Dog al paso, recorrimos y nos relajamos una vez mas en los bellos Jardín de Tuileries.
Cerca del mediodía tomamos el metro hacía Montmartre. Montmartre es el barrio más bohemio de París, ubicado en lo alto de la Colina del mismo nombre, coronando la ciudad de París, se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre (Sacre Coeur). El barrio de Montmartre se caracteriza por sus bellas callecitas cuesta arriba, sus escaleras, y sus inconfundibles y acogedores cafés. Conocida también como el Barrios de los Pintores, en los siglos XIX y XX, Montmartre recibió artistas de la talla de Toulouse-Lautrec, Steinlen, Van Gogh, Modigliani y Picasso, hoy en día es refugio de muchos pintores ambulantes, son muy típicas las pinturas sobre París o el hacerse un retrato. Para subir a Montmartre se puede tomar un funicular que nos deja en la puerta de la Basílica de Sagrado Corazón, la otra opción es subir a pie.


Pintor con Autorretrato en Montmartre


Calle de Montmartre


La Basílica está en lo alto de la colina, donde la vista es realmente espectacular. Sus orígenes datan de 1870, cabe destacar que la construcción se realizó con dinero obtenidos con colectas en toda Francia, estando los nombres de los donantes, muchos de ellos modestos, inscritos en la piedra de la Basílica.
En Montmartre almorzamos en uno de los cafés de la plaza, recorrimos sus calles, compramos algunos recuerdos, tomamos fotografías y regresamos hacia el centro de la cuidad. En la parte baja de Montmartre se encuentra el Barrio Rojo de París, en donde uno puede visitar el famoso y mítico Moulin-Rouge.


Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre (Sacre Coure)


Por la tarde fuimos a la Galerías Lafayette, una de las zonas comerciales mas importantes y caras de la ciudad, regresamos al hotel, descansamos unas horas. Por la noche dimos nuestra ultima vuelta por París, paseamos por la Opera Garnier donde se inspiro el escritor Gastón Leroux para escribir la famosa novela "El fantasma de la ópera".
A media noche llegamos al hotel a dormir, al día siguiente partíamos con destino al Valle del Loire para recorrer sus impresionantes castillos.


Pintor de Montmartre


Reflejo de la Torre Eiffel

Charito Relajandose en los Jardines de Tuileries

Charito frenta al Arco de Triunfo del Carrusel en los Jardines de Tuileries

martes, 16 de febrero de 2010

Pampas Galeras y Huancavelica, Un Recorrido por el Perú Profundo

Este viaje de 5 días por las provincias de Lima, Ica, Ayacucho, Huancavelica y Junín lo realizamos hace ya varios años (90's), en esta ocasión nos juntamos Pedro Rachitoff, mi hermano José Ignacio y yo, un viaje lleno de anécdotas y aventuras.

Partimos un jueves a la una de la madrugada con destino a Nazca, previa compra de algunas provisiones y una necesaria llenada de tanque.
El camino hacia Nazca fue tranquilo, un par de controles policiales y un loco sentado en la mitad de la panamericana sur a las 3 am, el cual por poco atropello, fueron los sucesos que nos entretuvieron durante las mas de 5 horas de camino.
Después de recorrer 450 Km. llegamos a Nazca a las 6.10 am, llenamos el tanque y al toque partimos hacia la Reserva Nacional de Pampas Galeras. Después de 2 horas de recorrer un hermoso paisaje andino divisamos las primeras de las miles de vicuñas que se nos cruzarán por este camino. Luego de 90 Km. (aprox. 2h.45m), llegamos a las oficinas e instalaciones de la Reserva de Pampas Galeras (4000 msnm), la carretera, hasta este punto, se encuentra en excelentes condiciones, acá nos recibieron muy bien y nos brindaron hospedaje gratuito.

Tropilla de Vicuñas en la Reserva de Pampas Galeras

La Reserva Nacional Pampas Galeras – Bárbara D'Achille, esta ubicada en la provincia de Lucanas en Ayacucho, es la mayor reserva de vicuñas del Perú y del mundo, fue creada en el año de 1967 con el fin de parar la caza furtiva de este camélido y la comercialización ilegal de su valiosa fibra, su vellón produce la lana mas fina del mundo. Gracias a este proyecto hoy en dia las vicuñas en esta zona se han multiplicado considerablemente y sirven para repoblar de vicuñas otros lugares de nuestros andes.
En Pampas Galeras encontramos una rica y variada fauna altoandina, es también territorio del cóndor, el guanaco, el zorro, los flamencos entre otras especies.

Paisaje en los Alrededores de Lucanas

Una vez instalados partimos con John Martínez (guía local) a recorrer la reserva, primero paramos a ver un grupo grande de vicuñas mientras nos explicaba algo mas sobre estos camélidos sudamericanos, luego fuimos hasta el pueblo de Lucanas (2950 msnm), a 35 Km. de la reserva. En Lucanas existen unas ruinas en la parte superior de un cerro, sin pensarlo dos veces subimos hacia las ruinas de Pulapuco (10 min. a pie) pertenecientes a la cultura pre-inca de los Rucanas, éstas se encontraban bastante deterioradas por culpa de los inconcientes huaqueros, solo habían 2 construcciones en buenas condiciones, todo lo demás estaba destruido. A todo esto Pedro venía agitadísimo, tenía una mezcla de soroche con resfrío, se estaba muriendo. Dimos una vuelta por el sitio, bajamos a tomar una refrescante Coca Cola y regresamos hacia Pampas Galeras.
Una vez en la reserva, almorzamos, dimos una vuelta por las instalaciones y a golpe de las 6 pm. y después de casi 36 horas despiertos, caímos, cual costales, hasta la mañana siguiente.

Ruinas de Pulapuco en Lucanas

El viernes nos levantamos a las 5:30 am. luego de dormir a pierna suelta 12 horas seguidas. Arreglamos nuestras cosas, le dimos una ojeada al museo de sitio de la reserva y partimos con destino a Huancavelica alrededor de las 7 am. La bajada se hizo menos atractiva que la subida ya que ver las vicuñas se había vuelto algo habitual, 1 hora y 40 minutos después pasábamos Nazca, paramos un rato en las líneas desde el mirador al lado de la carretera y continuamos nuestro camino hacia Pisco. Ya en Pisco echamos gasolina, nos duchamos en una estación de gasolina y tomamos el desvío hacia Ayacucho, a los 40 Km. llegamos a las ruinas de Tambo Colorado.
Tambo Colorado fue un asentamiento inca (1450 D.c.) edificado durante el reinado del Inca Tupac Yupanqui para controlar a las poblaciones conquistadas y el trafico costa- sierra. El nombre que se da al conjunto se debe al predominio del color rojo en las edificaciones.

Jose Ignacio, Pedro y yo en las Ruinas de Tambo Colorado a 40 km de Pisco

Tambo Colorado es uno de los sitios arqueológicos mejor conservados del Perú, presenta la singularidad de estar construido en adobe. Fue uno de los centros más importantes establecidos por los incas en la costa.
Continuamos nuestro camino y a la altura del Km. 79 de la carretera Pisco - Ayacucho tomamos el desvío hacia Huancavelica, la pista esta afirmada y se encuentra en regular estado, pasamos varios pueblos, Chacoya (Km. 43), Jactas (Km. 52), Sinto (Km. 60), para luego de 2 horas y 15 minutos llegar al poblado minero de Castrovirreyna (a 71 Km. del desvío y 3950 msnm). El camino estaba bueno en general, tenía pequeñas partes con lodo, pero transitables, el único inconveniente fue que cuando andábamos al lado de un profundo precipicio y Pedro iba al volante, un abejorro se metió por la ventana, el problema vino cuando Pedro prefirió defenderse del intruso insecto y soltar el timón antes de evitar caer al abismo; gracias a dios todo quedó solo en un buen susto.

Laguna de San Francisco en la parte alta de Castrovirreyna

En Castrovirreyna paramos solo 10 minutos para comprar unos ricos chocolates Sublime, luego partimos a recorrer la meseta de Castrovirreyna y sus hermosas lagunas, primero pasamos la laguna de Pacocha (Km. 86), al lado de un pueblo bautizado con el mismo nombre, luego paramos unos minutos en la bella laguna de San Francisco (Km. 91) y continuamos para llegar a la laguna de Ocracocha (Km. 108), en el camino Pedro juró haber visto una ardilla, la cual no era mas que una linda vizcacha, roedor sudamericano de grandes orejas que vive el las alturas andinas, desde ese momento se nos comenzaron a cruzar a cada rato por el camino, nunca en mi vida había visto tantas vizcachas a la vez.

Vizcacha cerca a la laguna de Choclococha

Pasando Ocracocha llegamos al pueblo de Santa Inés, ahí se bifurca la carretera, para el lado derecho se va a Ayacucho y para el otro a Huancavelica, como ya era tarde decidimos acampar al pie de la laguna de Ocracocha (4800 msnm), armamos la carpa y nos preparamos unos tallarines con tuco, la temperatura bajaba considerablemente mientras caía la noche. Bien alimentados, asorochados y muertos de frío, a golpe de 8 pm., nos fuimos a dormir.

Espectacular Amanecer en la Laguna de Ocracocha (4800 msnm)

A la mañana siguiente me levanté a las 5 am., después de una mala noche, a esa hora la fría carpa me estaba botando, salí a mirar la laguna, recién estaba amaneciendo y el frío era insoportable, todo amaneció escarchado, 15 minutos después salió Pedro y luego José Ignacio, vimos el amanecer mas bonitos de nuestras vidas. Los pescadores del grupo, José Ignacio y Pedro, hicieron un pequeño intento a ver si picaba algo en la laguna, no pasó nada, tomamos algunas fotos y partimos hacia Huancavelica. El día estaba un poco nublado, pasamos Choclacocha (Km. 118), la laguna de Pultrocc (Km. 124), y luego nos enrumbamos para cruzar el abra (cruce de cordillera) de Chonta, realmente es un paso alucinante, pasamos Astobamba de San José (Km. 151), pequeño pueblo con una linda iglesia, ahí una señora nos vendió 7 panes por 1 sol, eran los panes mas duros que había tocado en mi vida, estaban incomibles, pasamos Lacho (Km. 168) y luego de serpentear por una pista bastante mala (la peor hasta este momento) llegamos a Huancavelica (186 Km.) 3 horas y media después.

Catedral de Huancavelica

Huancavelica es la provincia mas pobre del Perú, sufrió mucho, junto a Ayacucho, en los años ochentas cuando el terrorismo se apodero de gran parte del país. Es una ciudad asilada, la única manera de llegar a ella es através de la carretera por donde llegamos o por el Ferrocarril Huancayo-Huancavelica también conocido como "El Tren Macho" ya que, el mal estado de las locomotoras causa recurrentes retrasos. Se le dio el apodo de macho por que, según el decir popular, este tren "sale cuando quiere y llegaba cuando puede".
Ya en Huancavelica (3000 msnm), buscamos a Héctor Lulo, un amigo huancavelicano, al no encontrarlo decidimos partir a buscarlo a su pueblo. Salimos por la carretera que nos lleva a Huancayo, 20 Km. nos topamos con el bosque de piedras de Sachapiti y un letrero que nos indicaba a 8 Km. las ruinas de Uchkus-Inkañan, democráticamente pregunte si es que les provocaba ir para allá y como era temprano, nadie se negó. La pista se encontraba en pésimas condiciones, y el auto VW Gol estaba sufriendo las consecuencias. A la altura del Km. 5, frente a un charco de lodo, escuché “Arturo, pasa por este lado” y 3 segundos después me encontraba metido en el barro atascado, al bajar del auto, me percaté que una de las llantas estaba bajándose. Luego de 45 min., en medio del lodo, logramos sacar el auto, no pasó un minuto más y retrocediendo al salir del charco caí en otro y me atollé de nuevo, ahora si realmente estábamos en problemas, la otra atollada era un juego de niños al lado de ésta, no encontrábamos manera de poder salir, el carro se encontraba con dos llantas casi en el aire, cuando la esperanza se nos había acabado y nos resignábamos a tener que caminar hacia algún pueblo cercano para pedir ayuda, apareció una solitaria camioneta, la cual luego de varios intentos nos logró sacar del lodo, cambiamos la llanta y regresamos a la ciudad de Huancavelica, no queríamos tomarnos el riesgo de andar de noche y sin llanta de repuesto.

Una de Nuestras Dos Atolladas camino a las Ruinas de Uchkus-Inkañan, Nunca Llegamos

Llegamos a Huancavelica, muy cansados y estresados, alquilamos una “suite” triple, en el hostal “Ascensión”, con olor a insecticida incluido, por la módica suma de 21 soles (6 dólares) la noche. Una vez instalados salimos a almorzar y a parchar la llanta.
Por la noche dimos una vueltita por la pequeña ciudad y nos echamos a dormir.

Niña de Tinllacya

A las 7:30 am del domingo nos levantó Héctor Luyo, nuestro amigo huancavelicano, alistamos nuestras cosas y partimos hacia su pueblo, Tinyaclla (4200 msnm), subimos por una carretera afirmada en buenas condiciones por dos horas. Tinyaclla es un pueblo chico y muy pintoresco. Bajamos nuestras cosas y partimos a las 11:15 hacia la laguna de Jampatococha (4400 msnm) a 11 Km. del pueblo, el camino era bien bonito, pasamos por un par de lagunas y después de 35 minutos llegamos, esta laguna se encuentra al pie de un pueblo llamado Pueblo Libre, las autoridades nos recibieron muy bien y nos dieron la autorización para pescar. Empecé a caminar alrededor de esta tomando fotografías de aves, habían gallaretas, gaviotas, yanabicos, zambullidores, patos, etc., una variada fauna, cuando llegué al lugar donde estaban pescando me di con la sorpresa de que Pedro había sacado una trucha inmensa de aprox. 5 Kg., estaba que no cabía en su pellejo y la envidia de José Ignacio, su maestro y guía en la pesca, se notaba a leguas, después de eso no pico nada más, caminamos redondeando la laguna y a unos 500 mts del auto comenzó a granizar levemente. El granizo fue en aumento, no quedo otra que correr hacia el auto. Partimos como a las 3 y 30 pm. de regreso a Tinyacclla.

Hector Lulo y Pedro con la Trucha que Pescaron en la Laguna de Jampatococha (4400 msnm)

José Ignacio y Yo Posando con los Pobladores de Pueblo Nuevo, Trucha en Mano

De bajada nos agarró una nevada alucinante, bajamos tomando fotos y filmando todo el camino. Al llegar al pueblo preparamos media trucha a la parrilla, quedo exquisita, cansados nos trasladamos al lugar donde íbamos a pasar la noche, un pequeño cuarto en un segundo piso sin puerta, para subir había una escalera de madera muy empinada, tuve la mala suerte que subiendo en medio del camino se rompió uno de los escalones y cai unos dos metros hacia el suelo sobre unos fierros de construcción, la suerte estuvo en que no me saque la mochila y esta me protegió de los tubos y la caída, aunque el susto me duro varios minutos.

Pueblo de Tinllacya (4200 msnm)

El lunes nos levantamos a las 6 am., no estábamos todavía decididos a subir de nuevo a la laguna de Jampatococha, José Ignacio se moría de ganas de pescar, su ego no le permitía que el pupilo haya superado al maestro el dia anterior, nos despedimos de la amable gente de Tinyacclla y partimos a tomar algunas fotos de la parte superior del pueblo, luego de 1 hora y media de pasear por los nevados emprendimos nuestro viaje de regreso.

El Ichu, Pasto Altoandino que crece sobre los 4000 msnm

De bajada, por una pista de regulares condiciones, pasamos por el pueblo de Cunaicasa (Km. 8.5), la pista se unió a la carretera Huancavelica – Huancayo y cruzamos Huando (Km. 27) una hora y media después llegamos a Izcuchaca, un bonito pueblo con un hermoso puente sobre el río, tomamos algunas fotografías y continuamos el viaje, el resto del camino hasta Huancayo estaba en malas condiciones, ya lo único que todos queríamos era llegar, sonaba un CD de Fito Páez que daba vueltas y vueltas y nadie tenia el animo de cambiarlo. Pasamos Acostambo (Km. 68), Huayucachi (Km. 103) y poco rato después arribamos a Huancayo (Km. 109).

José Ignacio, Pedro y yo cerca a Izuchaca

Cruzamos la transitada y caótica ciudad de Huancayo y llegamos a Jauja, visitamos la turística laguna de Pacca, paramos a comer un grasiento pollo a la brasa en el restaurante “El Ganso Feliz” y a las 2 y media de la tarde partimos hacia Lima, cruzamos Ticlio (4818 msnm) y comenzamos el descenso hacia la capital, todo iba bien hasta que cerca de las 6 de la tarde, de la nada, apareció una densa neblina acompañada de una leve llovizna, cosa que hizo el viaje de regreso bastante más pesado, era el ultimo reto que se nos puso en el camino. A la altura de Ricardo Palma (cerca de Chosica), la neblina desapareció, entramos a la carretera Domingo Priale y rápidamente nos dirigimos hacia las luces que me indicaban la entrada a Lima, llegamos cansados, pero contentos de todo lo que pudimos apreciar en los 1860 Km. recorridos en estos 5 maravillosos días, por 5 provincias del Perú, una muestra mas de la gran diversidad de climas, gente, paisajes, flora y fauna con la que contamos en nuestro país.

Vizcacha a Contraluz

Yo en la laguna de San Francisco, Castrovirreyna

Pedro, José Ignacio y yo Congelándonos en Amanecer en la Laguna de Choclococha

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...