domingo, 13 de febrero de 2011

Recorriendo el Cañón del Colca, el mas profundo del planeta (Cap. 2)

Luego de descansar algunas horas, aunque no las necesarias, madrugamos en medio del frío pueblo de Chivay, tomamos un rápido desayuno y partimos a recorrer los pueblitos e iglesias característicos del Valle del Colca.
El origen de este valle se debe a una antigua falla de la corteza terrestre, erosionada durante miles de años por el río Colca, con sus aproximadamente 200 km de longitud es el más largo de la costa peruana, las laderas del río llegan a profundidades de hasta 3,400 metros en ambos lados.

Pobladora del Pueblo de Macca

En el Valle del Colca encontramos 14 pueblos ancestrales escalonados al pie del río, llenos de vida, colorido y mas de 400 años de tradición. Su punto mas conocido es la Cruz del Cóndor, en este sector el camino pasa al filo del cañón. El valle del Colca es rico en historia y arquitectura, en sus pueblos se pueden apreciar las iglesias más bellas y más antiguas del Perú, adornadas con pinturas, murales y valiosos cuadros de la época colonial.

Vista del Valle del Colca

Por si fuera poco, según estudios realizados por un geólogo polaco en el año 2005, el Cañón del Colca es el mas profundo del planeta, seguido por el cañón de Cotahuasi, ubicado también en Arequipa y luego por el Gran Cañón del Colorado en USA, nada mas ni nada menos.
El reloj marcaba las 7 am, los cuatro (Charo, Ale, José Andrés y yo) ya estábamos metidos en la camioneta, entusiasmados y soñolientos, listos para partir. El plan era recorrer primero el flanco izquierdo del Valle del Colca. Partimos junto a una ligera neblina que nos acompaño el primer tramo del camino.

José Andrés, Ale y Charo al frente de la Iglesia de la Imaculada Concepción de Yanque

A escasos 10 km, por una carretera asfaltada, hicimos nuestra primera parada, el pueblo de Yanque uno de los mas visitado del valle. Dentro de su empedrada plaza de armas, destaca, entre decenas de pobladores que ofrecen todo tipo de artesanías, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, una bella muestra arquitectura barroca. Se cree que su construcción data del año 1690. En su interior cuenta con una serie de retablos neoclásicos policromados y una cruz procesional de plata del siglo XVI.

Aguila en Yanque

Imagen religiosa dentro de la Iglesia de la Imaculada Concepción de Yanque (Foto: Charo Figueroa)

Continuamos nuestro camino directo hacia la Cruz del Cóndor, no queríamos perdernos el majestuoso vuelo del esta magnifica ave tan representativa de nuestra cordillera de los andes. Hay un dicho popular que dice: "Un peruano no puede morir sin haber visto, por lo menos una vez en la vida, el vuelo de un Cóndor".

El Vuelo del Condor desde la Cruz del Condor

Recorrimos rápidamente los 50 kilómetros que separan Yanque de la Cruz del Cóndor, la carretera andaba en regulares condiciones, llegamos a las 8:45 am a nuestro destino. El lugar estaba abarrotado de gente. Nos ubicamos en un pequeño espacio vacío a esperar a los cóndores, en medio de la densa neblina que caía sobre el cañón. En este punto la profundidad del cañón llega a los 1,200 mts, mientras que en la parte del frente llega a medir 3,100 mts de altura, cuyas cumbres están permanentemente adornadas por perpetuos nevados.

Esperando la llegada de los cóndores en medio de la densa neblina en la Cruz del Condor

La niebla iba y venía, los minutos pasaban, solo veíamos algunas aves de rapiña y otras menores en el horizonte. La multitud que abarrotaba desde temprano la Cruz del Cóndor comenzó a dilatarse, a la hora y media ya éramos menos de la mitad de personas en este punto, solo habíamos visto 5 cóndores muy a lo lejos. Seguimos esperado y esperando, mientras pasaban los minutos la gente abandonaba el lugar, muchos por falta de paciencia, otros porque sus tours los obligaban a irse (ese es el problema cuando se viaja con un tour).

Charo al pie de el Cañon del Colca, el más profundo del planeta

El reloj marcaba las 11 y 30 am, estábamos los 4 junto a unas 5 o 6 personas mas, tercas como nosotros, esperando que se acerque aunque sea una de estas imponentes aves carroñeras. Tiramos la toalla, subimos a la camioneta y partimos, a los 3 minutos de camino sobrevuela a pocos metros de nosotros un gran cóndor macho, paramos el auto, bajamos y pudimos observar por un rato el vuelo del cóndor, valió la pena la espera.

El Cañon del Colca llega a tener mas de 3400 mts de altura

Recuerdo que la primera vez que visité la Cruz del Cóndor, allá por el año 1994 llegué a ver mas de 12 cóndores a la vez sobrevolando a pocos metros de nuestras cabezas. La cantidad de gente que asiste diariamente a este punto de observación, contribuye a que cada vez se vean menos cóndores, pienso que se debe controlar el acceso y la cantidad de visitantes diarios a la Cruz del Cóndor, sobretodo por el bien de estas ancestrales aves, tan veneradas por nuestros antepasados.

Iglesia de Macca tomada en 1994 después de un terremoto, al lado izquierdo como luce hoy en día reconstruida (2011)

Continuamos nuestro camino de regreso hacía Yanque, nuestra siguiente parada fue el pueblo de Macca, cuya iglesia se encuentra al lado de la carretera, en las faldas del volcán Sabancaya y el nevado Hualca – Hualca. La Iglesia de Santa Ana de Maca cuenta con una hermosa fachada adornada con arquerías. En el interior aún se conservan sus bellos altares barrocos y una imagen de Cristo crucificado que data del siglo XVI. Esta hermosa iglesia se derrumbo parcialmente en un terremoto en los años 90s, la imagen que yo tenia de la iglesia de Macca era sin uno de sus campanarios, grata fue mi sorpresa cuando me reencontré con ella, después de 15 años, estaba remodelada.

Detalles de la Iglesia de Santa Ana de Macca

Continuamos nuestra ruta de regreso, ya eran cerca de la 1 y 30 pm cuando una liguera lluvia comenzó a caer, tomamos el desvío hacia el pueblo de Achoma, la liguera lluvia dejó de ser ligera, bajé unos pocos minutos a fotografiar la pequeña iglesia del pueblo mientras mis compañeros de viaje, inteligentemente, prefirieron no mojarse, esperando en el auto.

Una de las cerca de 100 especies de aves que habita el valle

Llegamos a Yanque hambrientos, eran cerca de las 2 y 30 pm y el cuerpo nos pedía calorías. Desde Yanque uno puede tomar el flanco derecho del valle. Sin pensarlo mucho cruzamos un pequeño puente y pasamos al otro lado del río Colca, queríamos almorzar en el hotel Colca Lodge. Luego de algunas equivocaciones y recorrer un estrecho camino llegamos al Hotel, directo al restaurante, no nos podemos quejar, comimos muy bien. A estas alturas la ligera lluvia de hace un par de horas se convirtió en un diluvio que azotaba sin clemencia el techo de madera del Colca Lodge.

Señora caminando por las calles de Achoma

Nos quedaban poco menos de 3 horas de luz y dos alternativas, recorríamos los 3 pueblos que nos faltaba del flanco derecho del valle del Colca con lluvia o nos regresábamos al hotel a refugiarnos en sus calidas instalaciones. De mutuo acuerdo optamos por la primera opción.
En menos tiempo de lo que esperábamos llegamos a Ichupampa, un pueblito muy bonito y ordenado, adornado, como todos los pueblos del valle, por una iglesia colonial, la Iglesia de San Juan Bautista de Ichupampa, la cual se encontraba cerrada y no pudimos visitar.

Interior de la Iglesia de la Purísima Concepción de Lari

Recorrimos la trocha que separa Ichupampa de Lari en 25 minutos, el camino no se encuentra en muy buen estado, la lluvia había formado grandes posas de agua que debíamos sortear cada cierto tiempo. La iglesia de la Purísima Concepción de Lari es la más grande del valle por lo que se le conoce como “La Catedral del Colca”. Fue construida a mediados del siglo XVIII. En el interior se aprecian un conjunto de altares policromados, un hermoso púlpito y una bella estatua de la Inmaculada Concepción, además de algunos murales.
Dejamos atrás Lari y nos dirigimos hacia el último pueblo que íbamos a visitar este día, Madrigal, a 23 km de Lari. Conforme recorríamos la estrecha trocha, la fuerte lluvia fue disminuyendo paulatinamente. Llegamos a la plaza de armas adornada por una pintoresca y coloreada estatua de un inca y por algunos árboles y arbustos, en uno de sus lados encontramos la Iglesia de Santiago de Madrigal, una de las más antiguas del Valle del Colca, construida a finales del siglo XVI.

Fachada de la Iglesia de Santiago de Madrigal

Nos relajamos un buen rato, cerca de las 5 pm emprendimos el viaje de regreso a Chivay, a la altura de Lari hay un desvío y un puente que cruza del flanco a flanco el valle, para ser mas precisos cruza de Lari a Macca. A pesar de que la luz del día, a estas alturas, era un poco escasa, optamos por tomar este camino, la ventaja iba a ser que del otro lado la carretera estaba en mejores condiciones.
Comenzamos el descenso hacia la parte baja del cañón surcando una serpenteante y barrosa carretera, mientras mas bajábamos mas curvas encontrábamos, la gran cantidad de barro hacia que por momentos la camioneta patinara de un lado a otro, a pesar de que andábamos con la doble tracción puesta. Al parecer este "atajo" no era muy utilizado por la gente, nos dimos cuenta por algunas piedras que encontramos en el camino, que intrépidamente José Andrés se bajaba a moverlas, a pesar de terminar con las manos marrones y adoloridas.

José Andres moviendo las piedras que encontrábamos en el desvío de Lari a Macca (detalle como le quedaron las manos)

Pasamos por el puente sobre el río Colca y nos dimos cuenta que todo el esfuerzo de andar por esta ruta alternativa valió la pena, la vista del cañón surcado por el río Colca es impresionante, nos sentimos como 4 pulgas en medio de este imponente paisaje.
Bajamos del auto a tomar las fotos de ley, embarrándonos hasta el cuello de barro, luego ascendimos hacia la carretera del otro lado, al llegar ya era de noche. Continuamos sin parar hacia Chivay, en ese momento solo queríamos llegar a tomar una buena ducha caliente y descansar luego de un largo día.

Rio Colca visto desde Puente de la ruta Lari - Maca

Llegamos a las 7 y 30 pm al hotel Casa Andina de Chivay luego de poco mas de 12 horas. En total fueron 155 km los que recorrimos en la vuelta que hicimos al valle, parecieron muchos mas. Solo queríamos dormir, al día siguiente nos tocaba una de las rutas mas largas del viaje, había que llegar a Ollantaytambo en Cuzco antes de las 10 pm, hora que partía nuestro tren hacia Machu Picchu.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...