miércoles, 14 de diciembre de 2011

Pomapata, y Llegó la Navidad

Luego de mas de un mes de planificación y coordinación al fin llegó el gran día, por segundo año consecutivo partíamos a Pomapata con la finalidad de llevar un poco de alegría a este lejano pueblo perdido entre los andes ancashinos.

Sofía disfrutando de su panetón
En nuestra visita del año anterior con motivo del entierro de nuestra entrañable y queridísima Casia, quien trabajo junto a mi familia por 41 años, organizamos una fiesta de navidad para los 70 niños de la comunidad. Este año tuvimos mas tiempo para organizarnos y gracias a un grupo de buenos amigos logramos recaudar los fondos suficientes para llegar a Pomapata cargados de regalos, ropa y panteones para los niños de este pueblo que no sobrepasa las 300 personas. Partimos con la  ilusión de pisar tierras pomapatinas nuevamente y reencontrarnos con muchos amigos que dejamos en nuestra visita anterior.

Pomapata
Salimos de Lima un jueves en la madrugada, el reloj aún no marcaba las 5 am y ya nos encontrábamos en la panamericana norte rumbo a Pomapata. Gonzalo, Denisse, Valeria y yo (los 4 Bullard) fuimos parte de la primera visita, en esta ocasión se nos unieron Verónica y Tana Simpson, Giovanna Dávila, Mera de la Rosa, y José Ignacio Bullard, además de Licy Cano, sobrina de Casia, gran amiga y digna representante de Pomapata quién nos apoyo con la coordinación y logística del viaje.a

Todo el Team viajero: Denisse, José Ignacio, Gonzalo, Mera, Arturo
Valeria, Tana, Giovanna, Vero y Licy
Luego de 6 horas de camino llegamos a Chiquían, pueblo ancashino conocido como "El Espejito del Cielo". En este punto dejamos los autos, recogimos las donaciones que habíamos enviado días antes por encomienda y partimos en una Custer alquilada hacia Quero por un zigzagueante y accidentado camino. El recorrido duró cerca de hora y media.

Vero y Tana preparando sus mochilas antes de la caminata
En Quero nos esperaba una gran flota de 15 burros que tuvieron la misión de cargar en sus lomos los grandes costales y paquetes llenos de donaciones hacia Pomapata. Algunos subimos a pie, otros a caballo, la caminata nos tomó hora y media, fue una gran satisfacción personal, el año anterior me tomó media hora mas llegar caminando a este mismo destino.

Licy, Giovanna y Vero sufriendola
antes de llegar a Pomapata
Burros llegando a Pomapata con donaciones
Arribamos cansados bordeando las 4 pm a Pomapata, la gente del pueblo, con muchas caras conocidas, nos recibieron como si volviéramos a casa. Nos ubicamos en los tres cuartos que amablemente nos presto la gente del pueblo, nos cambiamos la ropa que estaba ligeramente mojada por la lluvia y fuimos a la casa de los Cano a comer algo. Gran parte de la noche la pasamos riéndonos y contando anécdotas alegrando el cuerpo con una botella de "calentito" (bebida tradicional hecha en base a aguardiente).

En la tumba de nuestra querida Casucha
Nos levantamos temprano, la noche se hizo larga. Tomamos un buen desayuno, nos dimos un buen tiempo para ir al cementerio a visitar la tumba de Casia. Regresando nos pusimos a chambear, teníamos que separar los cientos de regalos y trasladarlos al centro comunitario de Pomapata donde realizaríamos la fiesta navideña.

Deliciosa Pachamanca de Cordero
Almorzamos una espectacular pachamanca, hecha a base de cordero y papa, cordialmente invitada por la familia Cano Valderrama, luego visitamos el local de inicial donde conocimos algunos maravillosos niños, de menos de 5 años, que empeñosamente aprendían las vocales.

Giovanna, Vero, Licy y Tana en la escuela inicial
Retornamos a chambear, envolvimos, clasificamos y etiquetamos los regalos. Decoramos el local con motivos navideños, mientras algunos niños que se encontraban a las afueras del centro comunitario no aguantaban la curiosidad y nos observaban por las pequeñas grietas que dejaba la unión entre la puerta y la pared de este local de arcilla.

Tana acomodando los regalos
Valeria junto a parte de las donaciones
Terminamos cerca de las 7 pm, todo estaba listo para el gran día, no veíamos las horas de celebrar y ver sonreír a los niños de Pomapata, ya faltaba poco. Cansados nos tomamos una sopita de cabeza de cordero, conversamos un buen rato y nos fuimos a descansar, el cuerpo lo pedía a gritos.

Mera y Denisse relajadas en la plaza de Pomapata
En la madrugada José Ignacio salió a pescar, junto al hermano de Licy, hacia una laguna ubicada a 3 horas a caballo, todos los demás tomamos desayuno y salimos de caminata a los baños termales de Conoc, a 3 kilómetros del pueblo. Al comienzo titubeamos, se metió Gonzalo y todos los demás lo seguimos. Gozamos al máximo el agua, considerando que, debido a las condiciones en las que estábamos, no habíamos tenido mayor contacto con el líquido elemento desde que salimos de Lima.

Gonzalo y Arturo en los baños Termales de Conoc 
(foto: Valeria Bullard)
Regresamos a Pomapata, almorzamos unos nutridos tallarines con huancaína y bajamos al centro comunitario del pueblo para afinar los últimos detalles. La fiesta empezaba a las 3pm, solo nos quedaba una hora para tener todo listo.

Listos para empezar la fiesta de navidad (foto: Denisse Bullard)
Nos enfundamos nuestros gorros navideños y nuestras narices de claun para recibir a los niños que comenzaron a llegar en mancha, andábamos un poco nerviosos, todo tenia que salir bien. A las 3 y 30 pm empezamos la celebración, dirigí unas palabras al publico presente, luego Licy dio algunas palabras de agradecimiento para continuar con un show de títeres a cargo de Mera, Denisse y Valeria, mientras los niños seguían la interesante historia creada por las chicas boquiabiertos.

Niñas disfrutando el show de títeres
Seguidamente empezaron los juegos, "pasar el globo", "las estatuas", concursos de baile, canto y poesía fueron solo algunas de las actividades que celebramos con ellos. A diferencia del año anterior los niños estaban mas entregados; cantaban, reían y saltaban junto a nosotros, el ambiente era fantástico.

Niño feliz con su peluche
Gonzalo dio un mensaje navideño, luego entregó 4 canastas navideñas a las señoras con mayor edad del pueblo las cuales quedaron infinitamente agradecidas. A continuación hicimos las donaciones correspondientes a la escuela inicial y primaria, entregado libros, cuentos, juguetes y juegos didácticos. Cerramos las donaciones para la comunidad con 4 pelotas de futbol, 4 de voley y una net para el club deportivo local "Estrellas de Pomapata".

Cocina  de juguete donada a la escuela inicial de Pomapata
Antes de pasar a la chocolatada las primas de nuestra recordada Casucha entonaron "Lucerito del Amanecer", canción que Casia nos cantaba de niños, la emoción invadió todos los puntos de mi cuerpo, luego Vero y Tana, mas conocidas  como las "Hermanitas Simpson" sacaron chispa del suelo bailando un movido huayno junto a dos simpáticos pobladores pomapatinos.

Gonzalo bailando con amiga pomapatina (foto: Denisse Bullard)
El broche de oro fue la chocolatada con panetón incluido y la entrega de regalos, fue realmente maravilloso ver a los niños jugando, corriendo y saltando por los alrededores. Que mas podíamos pedir? Todo salió como lo planeamos.

Niños disfrutando de la chocolatada navideña
Terminamos agotados pero felices de ver Pomapata sonreír, subimos a comer algo cuando nos percatamos que José Ignacio no había llegado de pescar, nos entro angustia y preocupación ya que había caído la noche y la lluvia era intensa. No nos quedaba mas que esperar mientras comentábamos, con un "calientito" en las manos lo increíble que había sido este día junto a la familia pomapatina.

José Ignacio perdido en los andes ancashinos (foto: JI Bullard)
José Ignacio apareció bordeando la 1 am, tuvo problemas con el clima y el caballo en el que andaba. Dormimos hasta las 6 y 30 am, acomodamos nuestras pilchas y partimos caminando a recorrer los 5 km que separan Pomapata de Quero. 

Valeria y Sofia
Fue increíble ver a la gente del pueblo saliendo de sus casas a despedirse cariñosamente de nosotros. Me daba mucha pena tener que partir, pero a la vez me llene de alegría al saber que dimos lo mejor de nosotros para llevar felicidad a este maravilloso pueblo al que le debemos tanto, pueblo que vio nacer a una de las mas extraordinarias personas que conocí.

Niños de Pomapata
Casucha, donde quieras que estés se que debes estar orgullosa de nosotros y ten por seguro que seguiremos apoyando a través de los años a Pomapata, nuestro querido Pomapata.

Niño disfrutando de sus regalos a la mañana siguiente
(foto: Tana Simpson)

Un especial agradecimiento a:

Familia Cano Valderrama, Grupo Digamma, Alfredo Bullard, Rodrigo Bullard, Rosario Figueroa, Joaquín y Raúl Aramburú, Gonzalo y Jessica Urbina, Verónica Tejada, Luis Felipe Llosa, Ana María León, Pía Luna, Jessica Bullard, Héctor Ucelli, Ricardo Braschi, Uchi Arnaiz, Mariel Figueroa, Giselle González Moy, Elia Abanto, entre otras maravillosas personas que se unieron a la causa y nos apoyaron con donaciones para poder llevar alegría a Pomapata.

Michelle en la escuela inicial de Pomapata

12 comentarios:

  1. lo máximo tu post... felicitaciones a todo el grupo que hizo posible llevar felicidad a todo un pueblo, eso es algo que no todos pueden hacer. Sigan asi!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buen trabajo!, si todos hicieran lo mismo no habrían niños solos ni sin un regalo en Navidad.
    María Teresa Angulo

    ResponderEliminar
  3. Agradezco a todos los que isieron lo posible para qué llegue la felicidad a pomapata
    Nos comentaron que habían recibido donaciones Nosotros agradecemos a todas las personas que donaron para que se desarrolle esta actividad que estuvo de maravilla los niños estuvieron felices Por este gesto. gracias a todos ustedes.

    ResponderEliminar
  4. Una obra llena de amor!!! Los felicito a todos, tienen un gran corazón!!!

    ResponderEliminar
  5. Y es una tarea por el resto de nuestros días......

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sus comentarios, son muy gratificantes, nos llenan de energía para regresar el próximo año a compartir con esta maravillosa gente!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Arturo y a toda tu familia por llevar felicidad a los niños de Pomapata y compartir esta experiencia con nosotros.
    Anamaria León

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti Anamaría por el apoyo que nos disté. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Arturo, felicitaciones por esta bonita iniciativa y por las fotos. Quienes como tú hemos tenido la oportunidad de ver en los rostros de los niños de pueblos remotos de los andes centellar una sonrisa sabemos lo que eso significa, el poder que eso tiene para recordarnos que en medio de un mundo desquiciado todavía quedan muchos y muy bonitos motivos para seguir y vivir. Un abrazo a la distancia viajero!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Pablo, para mis hermanos, mis amigos y para mi es una gran satisfacción el poder llevar un poco de alegría a los niños de nuestros andes y a Pomapata en particular, una tierra a que le debemos mucho ya que vio nacer a Casia Valderrama una de las personas mas maravillosas que conocí y que lamentablemente falleció el año pasado.
    Vi tu nota en Solo para Viajeros, te felicito, excelente!!! hace unos meses me sacaron también en ese segmento, te paso el link http://www.soloparaviajeros.pe/semana_bullard.html

    un abrazo desde Lima Viajero

    ResponderEliminar
  11. Que Dios te Bendiga, por tan maravillosa iniciativa! me encanto el relato y las fotografias. exitos!
    Raul Iñigho

    ResponderEliminar
  12. Gracias Raúl por tus palabras, nos motivan a seguir apoyando a este maravilloso pueblo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...