martes, 10 de julio de 2012

Un Feliz Retorno al Majestuoso Santuario Bosque de Piedras de Huayllay

Luego de un agotador viaje en auto desde Lima, previa visita a la Reserva de Junín, llegamos a Canchacucho, pequeño caserío de no mas de 15 familias, conocido por ser la entrada al espectacular Bosque de Piedras de Huayllay.

Majestuoso Bosque de Piedras de Huayllay 
Era la 6ta vez que ponía mis pies en este lugar, el cual considero uno de mis lugares favoritos del Perú por su mística, sus paisajes y sobretodo por las impresionantes formaciones rocosas que han sido erosionadas y labradas por la naturaleza a través de los años.

Amanecer en Huayllay
Al llegar a Huayllay lo primero que hicimos es ir a buscar a nuestro buen amigo Alcibíades Cristóbal, el hombre de Huayllay, habíamos coordinado con el para quedarnos en una de las cálidas habitaciones que alquila al lado de su casa.

Casa de Alcibiades Cristóbal en medio del bosque de piedras
Dimos algunas vueltas por los alrededores mientras esperábamos a Alcibíades, apenas llego, nos instalamos, acomodé mis cosas y me tire a los brazos de Morfeo, llevaba mas de 35 horas sin dormir y era necesario una recarga de baterías.

"Perrito de Circo"
Abrí el ojo pasadas las 7 pm, con las mismas acomodamos las cámaras y trípodes en la camioneta y partimos hacia la figuras de “La Alpaca” y “El Elefante”, nuestra misión de la noche era hacer algunas fotografías de estas emblemáticas figuras del bosque de piedras apoyados por la luz de la luna, la cual se encontraba en su máximo esplendor.

Toma nocturna de la formación de "La Alpaca"
Nuestro principal obstáculo para la realización de estas tomas fue el frío que llegó a bajar hasta los -8 C, el hecho de estar mucho rato quieto esperando a tener la toma apropiada hacia que literalmente nos congelemos.

Fotografía nocturna del arco del "Elefante"
Terminada la faena nocturna retornamos a la casa de Alcibíades, comimos algo ligero mientras nos poníamos al día y nos echamos a dormir, el cuerpo perdía un break con urgencia.

"Las Monjas"
El Santuario Nacional de Huayllay se estableció el 7 de agosto de 1974. Esta ubicado en el corazón de la Meseta del Bombón, en el departamento de Pasco. Se encuentra sobre los 4,300 msnm y tiene una extensión de 6,815 ha, lo que lo convierte en el bosque de piedras mas grande del mundo.

El Bosque de Piedras de Huayllay se encuentra a 4300 msnm
Las miles de rocas que posee este enigmático lugar han sido victimas de un proceso erosivo de millones de años ocasionados por el viento, el agua y el desplazamiento de los glaciares lo que han generado atractivas formaciones escultóricas en cada rincón del santuario.

Formación conocida como "Snoopy"
La fauna silvestre está representada por grandes mamíferos como el venado y el puma, así como otros de menor tamaño como la vicuña, la vizcacha, el zorrillo y el gato montes. Entre las aves destacan el gavilán, la perdiz, el carpintero andino, entre otras. El objetivo principal del santuario es proteger las formaciones geológicas así como su flora y fauna nativa.

Carpintero Andino, ave muy común en la zona
La cama me botó 15 minutos antes de las 6 am, me abrigue bien y salí a fotografiar el amanecer por los alrededores de la casa de Alcibíades, la cual se encuentra dentro del Santuario Nacional, una ventaja mas de quedarse a dormir en este lugar.

Amanecer en el  Bosque de Piedras 
Recorrí algunas figuras clásicas de los alrededores, destacando “El Oso”, “El Vigilante”, “El Perrito de Circo”, “Snoopy”, entre otras alucinantes e inimaginables formaciones. Luego camine unos 15 minutos sobre el piso escarchado, a consecuencia de las bajas temperaturas nocturnas, hasta la zona conocida como los frailes. Terminada mi misión fotográfica matutina regresé a la casa de Alcibíades, nos esperaba un rico desayuno a base de Cachangas, un tipo de pan frito típico de nuestra serranía.

Gonzalo a punto de comer "Cachangas"
Sin tiempo para hacer la debida digestión partimos a recorrer el bosque de piedras, llegamos luego de un irregular y agreste camino hasta el pie de la formación rocosa conocida como “La H”, luego de observarla y fotografiarla emprendimos una corta caminata de 30 minutos hacia tres distintos puntos con pinturas rupestres, lo que afirma que el bosque fue habitado por nómades cazadores desde hace varios miles de años.

Formación conocida como "La H"
Una vez en el auto partimos hacia la base desde donde se camina hacia la formación de “La Cobra”, en el punto donde empieza el ascenso encontramos las pinturas rupestres de Cushipinta. Desde aquí hay que trepar unos 30 minutos hasta llegar a la base de “La Cobra”, no sería nada complicado si no fuese que hay que andar sobre los 4,300 msnm, lo que hace el caminar un poco mas dificultoso.

"La Cobra"
La figura de “La Cobra” con cerca de 15 mts de altura es simplemente espectacular, es la tercera vez que estoy a pie de ella y no dejo de admirar como la naturaleza la hizo tan perfecta.

Otro angulo de "Las Monjas"
Bajamos hacia la formaciones rocosas conocidas como “Las Monjas”, hicimos algunas fotos y videos de las enormes rocas del lugar y partimos de regreso hacia la casa de Alcibíades, no había mucho tiempo, la parada solo era técnica y continuamos con destino a la laguna de Japurincocha.

Panorámica del Bosque de Piedras de Huayllay
Recorrimos en la camioneta los 15 kilómetros que separan la casa de Alcibíades de la laguna, la pista esta en buenas condiciones a diferencia de la última vez que subí, hace 4 años, el camino era casi intransitable.

Laguna de Japuríncocha
Japurincocha es la laguna principal del bosque y se encuentra a 4650 msnm. El camino hacia ella es hermoso, la belleza escénica de esta parte de Huayllay es sencillamente espectacular. Existe una leyenda acerca de esta laguna, se dice que la habita Llully Warmi, una muchacha que encanta a los pastores con sus melódicos cantos y que utiliza sus trenzas, al caer la tarde, para arrastrarlos al fondo de la laguna.

Japurincocha se encuentra a 4650 msnm
Regresamos por la misma vía que subimos, tuvimos algunas paradas para fotografiar algunas figuras que no podíamos dejar pasar. En una de estas paradas, cuando nos encontrábamos a unos 30 mts de la camioneta, un grupo de perros se nos lanza al ataque, optamos por correr. Al darnos cuenta que era imposible llegar al auto antes que los perros nos den caza y sin haber pensado que correr a 4300 msnm es una locura, frenamos y enfrentamos a los bravos perros que resultaron no ser tan bravos ya que con un simple gesto nuestro se dieron la vuelta y retornaron por donde vinieron. Moraleja, nunca correr de unos perros y menos a 4300 msnm.

Hermosos paisajes nos regala el Bosque de Piedras
El día había sido intenso, el reloj marcaba las 4 pm y no habíamos parado ni un segundo. Estacionamos el auto en la casa de Alcibíades y el sueño nos venció, el cuerpo no daba mas. Caímos como plomos en los asientos delanteros de la camioneta.

Huayllay se estableció como Santuario Nacional en el año 1974
Nos despertamos al atardecer, nos faltaba cerrar este viaje con broche de oro. Había que concretar la idea que nos daba vueltas en la cabeza desde que llegamos a Huayllay, hacer tomas nocturnas de “La Cobra”. El mayor problema era tener que caminar a -5 C y de noche por el bosque para lograr nuestro objetivo, a eso le sumamos que estábamos literalmente agotados.

Paisaje nocturno de parte del bosque de piedras
Cuando casi ya habíamos tirado la toalla para “evitar la fatiga”, de un momento a otro nos paramos, subimos al auto y partimos, por segunda vez en el día, hacia “La Cobra”. Nos abrigamos bien y bajo la luz de la luna empezamos a caminar hacia la mítica formación pétrea.

Toma nocturna de "La Cobra"
Valió la pena el esfuerzo, en las dos horas que estuvimos aguantando las bajas temperaturas nos regalaron algunas fotos nocturnas memorables. La luna, las estrellas y las formaciones petras de Huayllay, en conjunto, hicieron un buen trabajo.

Formaciones fotografiadas a la luz de la luna
Regresamos a la casa de Alcibíades, nos preparamos unos tallarines y nos fuimos a dormir, a la madrugada siguiente debíamos partir a Lima, satisfechos al 100% de lo logrado en esta nueva visita al mágico Bosque de Piedras de Huayllay.

Video de nuestro viaje a Huayllay

"El Vigilante"
Carpintero Andino con el fondo de la luna
Fotografiando "La Cobra"

5 comentarios:

  1. Espectaculares fotos, sobre todo de noche... lo pondré en mi lista de destinos obligados dentro del Perú, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra, Huayllay es un destino casi obligado, esta muy cerca. Es uno de mis destinos favoritos del país.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Lindas fotos !!! Felicitaciones.

    Cual es el mejor camino para llegar a Huayllay desde Lima?

    ResponderEliminar
  4. Excelentes tomas amigo Arturo, ten por seguro que visitaré el santuario, es factible ingresar por la reserva de junin y retornar por Canta?,asimismo nos puedes dar el número de celular de Alcibiades para contactarlo?

    ResponderEliminar
  5. Hola Carlos, es totalmente factible hacer la ruta por Junin y retornar por canta, ambos caminos son muy bonitos. Por Canta es un poco mas largo. Saludos

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...