miércoles, 30 de noviembre de 2011

Huachupampa, Atractivo y Ejemplar Pueblo en las Alturas Limeñas

Nos dirigimos a Huachupampa después de explorar el imponente Cañón de Autisha. El reloj marcaba la 6 pm, la visibilidad era casi nula, la neblina y las malas condiciones de la carretera hacían que no pasemos los 15 km por hora. Teníamos  que andar con precaución, cualquier movimiento en falso nos llevaría a caer decenas de metros por los acantilados y precipicios que bordean la delgada trocha.

Toma nocturna de calle de Huachupampa
Aterrizamos en la colorida plaza de armas de Huachupampa, provincia de Huarorchirí - Lima, nos habían dado el dato  que la municipalidad tenia un hotel/albergue muy bien puesto, y aleluya, era cierto. Nos instalamos en una habitación triple, junto a José Madalengoitia y Gonzalo, mi hermano, eternos compañeros de viaje. Tomamos una enorme plato de sopa con pollo y comimos otro enorme plato de tallarines con salsa de carne. Hacia hambre, no probábamos bocado desde tempranas horas de la mañana.

Iglesia colonial de Huachupampa
Mucha gente se preguntará que hace un albergue de estas condiciones en un pequeño pueblo poco conocido por la mayoría de peruanos. La respuesta va por un gran atractivo que posee esta zona de Lima y que muchos no conocen. En los alrededores del pueblo, para ser mas preciso, en la ruta que une Huachupampa con el pueblo de San José de Iris, es posible observar el vuelo del majestuoso cóndor de los andes, además la variedad de aves andinas que merodean por la zona es alta, eso hace que muchos observadores de aves o "birdwachers", muchos de ellos extranjeros, visiten el pueblo.

Colorida plaza de armas
Huachupampa se encuentra a 3000 msnm, a solo 95 kilómetros de Lima. En el viven cerca de 80 comuneros. Su colorida plaza de armas donde predominan los colores celeste, verde y rojo está adornada por una pérgola y algunos árboles con formas de auquénidos y caracoles. En la parte alta de la plaza encontramos una pequeña pero hermosa iglesia colonial donde nos da la bienvenida un cristo blanco, similar al de Corcovado en Río de Janeiro o, para ser mas nacionalistas, al polémico cristo de Chorrillos de Alan García (lógicamente con mucho menores dimensiones). Al frente de la iglesia encontramos otro cristo similar pero mas grande en uno de los extremos de una pequeña plaza, el otro extremo está adornado por la estatua de un colorido cóndor, sin lugar a dudas un símbolo del pueblo.

Cóndor y Cristo en plaza aledaña a la iglesia
El poco tiempo que pasamos en Huachupampa nos sirvió para darnos cuenta de lo bien organizados que está la comunidad. Me llamó la atención, apenas llegué al pueblo, encontrar tachos de basura, de diversos colores, separando los tipos de residuos, metal, orgánico y plástico, un concepto de reciclaje que pocas veces he visto en un pueblo del Perú. Luego nos enteramos, en la noche, al pedir un jugo para tomar, que la comunidad posee una planta de producción de jugos de frutos de la zona como el mito y el tumbo, frutos milenarios y originarios de nuestros andes.

En Huachupampa tienen bien claro el tema de reciclaje
Los jugos Huapul (el nombre es la combinación de Huachupampa con Pulpa) viene en una presentación de 500ml. La planta produce cerca de 1800 botellas diarias que las distribuyen en todo el valle del río Santa Eulalia, están mas que seguros en poco tiempo llegarán a los mercados de la ciudad de Lima. Probamos los jugos y realmente estaban muy rico.

Jugo "Huapul" de Tumbo
A la mañana siguiente nos levantamos temprano, tomamos un desayuno en base a café y a panes con huevo, acomodamos nuestras cosas en la camioneta y antes de partir escuchamos por los parlantes del pueblo que iban a izar la bandera nacional. A los pocos minutos nuestro blanquirojo símbolo patrio se elevaba contrastando con el azul del cielo huachupampino, todas las personas que estaban en los alrededores dejaron por unos minutos sus quehaceres, miraron hacia la bandera y con la mano en el pecho entonaron, voz en cuello, el himno del Perú, realmente emocionante, una muestra absoluta de patriotismo.

Uno de los dos Cristos del pueblo
Partimos con dirección al pueblo de San Juan de Iris en busca de los cóndores, esperamos cerca de una hora y no aparecieron, caballero, para la próxima será. Continuamos nuestro recorrido hacia San Juan de Iris, pueblo vecino a Huachupampa y luego a la Meseta de Marcahuasi, pero esa ya es otra historia.

Cristo que da la bienvenida en la iglesia de Huachupampa
José disfrutando un rico jugo "Huapul"
Gonzalo y José esperando los cóndores que nunca llegaron

2 comentarios:

  1. Excelente trabajo Arturo, Huachupampa y sus cóndores tienen una potencialidad, actualmente se está realizando el inventario de recursos turísticos en la zona, en particular si he podido ver el majestuoso vuelo del cóndor, en una ocasión pude ver un grupo de nueve aves y entre ello a un polluelo... así mismo al frente de Huachupampa existe un bosque de Puyas...

    Att,
    Jhonny Guzmán (cantodelcondor@gmail.com)

    ResponderEliminar
  2. Great post. I'm going through many of these issues as well..

    My web site :: pharmacy technician schools

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...