viernes, 20 de diciembre de 2013

Pomapata: Mas que una Navidad


Por cuarto año consecutivo partimos, de madrugada, hacia el pequeño y hospitalario pueblo de Pomapata. El grupo de colaboradores ha ido en aumento año tras año. El 2010, primer año que visitamos el pueblo, fuimos solo 6 personas; dos de mis hermanos, tres sobrinos y yo.

El 2013 fue el 4 año consecutivo que llevamos la navidad a Pomapata
Este año fue clave para nosotros, a raíz de la muerte de nuestra querida Casia, quien cuido de mis hermanos y de mi desde que éramos muy chicos, viajamos con el fin de enterrarla a su querida tierra, lugar del que siempre nos hablo pero, por cosas del destino, nunca pudo visitarlo en vida con ninguno de nosotros.
 
Casia Valderrama, el motor de esta campaña
En ese viaje, que coincidía con el mes de diciembre, decidimos llevar una pequeña fiesta navideña a los aproximadamente 80 niños del pueblo, fue algo simple pero a la vez intenso y emocionante. Regresamos maravillados de los paisanos de Casia, cada uno de ellos nos hacia recordarla, no había duda que en cada rincón del Pomapata sentíamos su presencia.
 
Pueblo de Pomapata
El 2011 viajamos 9 personas, el 2012 fuimos 12 y este año éramos 19 almas las que llegamos con todas las ganas de dar lo mejor de nosotros al pueblo de Pomapata.
 
Pía y Michelle llegando a Pomapata
Partimos la madrugada del 7 de diciembre, los 19, en 4 autos y camionetas rumbo a Chiquián. La gran mayoría de las donaciones se habían enviado días previos por encomienda. Los 375 km de distancia nos tomaron cerca de 7 horas. En Chiquián nos esperaba una custer  que nos trasladaría, junto con todas las donaciones, hacia el pueblito de Quero, 24 km que demoran casi dos horas recorrerlos.

Burros con parte de las donaciones

Llegamos a Quero bajo una fuerte lluvia, varios representantes de la comunidad de Pomapata nos esperaban con alrededor de 30 burros para trasladar las cosas. De ahí en adelante algunos caminamos y otros subieron a caballo.

Daivis, uno de nuestros engreídos

Pomapata se encuentra a 5 km de Quero, el camino es espectacular, este sube al lado del río Cóndor por la quebrada del mismo nombre. Los primeros 4 kilómetros son relajados, uno puede caminar tranquilo disfrutando el paisaje al 100%, el último kilómetro es el mas complicado, el camino se separa del río Cóndor y trepa en una empinada cuesta hasta llegar a Pomapata.

Valeria, Kiara y Bernardo compartiendo con los niños de Pomapata

La llegada a Pomapata fue realmente emocionante, nos recibieron muchos niños ansiosos por nuestra llegada, todos ellos ya son parte de nuestra familia, nos llaman por nuestro nombre o nos dicen simplemente “tíos”. A la llegada de cada uno de nosotros la comunidad reventaba fuegos artificiales, era la primera vez que nos recibían con tantos bombos y platillos, Habíamos partido a las 4 y 30 am de Lima y llegado a Pomapata alrededor de las 5 pm, un día agotador.

Niños mostrando sus botas nuevas

Empapados por la lluvia nos ubicamos en un local de la comunidad donde nos teníamos que acomodar todos en el piso, sobre pieles de cordero en nuestros sleeping bags. Cenamos liguero y nos fuimos en mancha a dormir, nos esperaba un largo día.

Vero ordenando las donaciones

A la mañana siguiente nos pusimos a chambear duro y parejo, entre los 19 nos dividimos las funciones para avanzar mas rápido. Unos organizaban los regalos, otros inflaban globos y decoraban el local, los “actores” ensayaban la obra de teatro que habíamos preparado, mientras un pequeño grupo coordinaba la chocolatada y ultimaba detalles. No hay duda que funcionamos como un buen equipo.

Jose Ignacio arreglando el local

Luego de desayunar un exquisito cuy con papa, invitado por el club del vaso de leche, empezamos nuestras actividades. Lo primero fue la entrega de botas de jebe a 100 niños de la comunidad, campaña que, gracias al apoyo de muchos de nuestros amigos en Lima, fue todo un éxito. Era realmente emocionante ver a los chicos jugar y saltar sobre los charcos de agua con sus botas nuevas.

Entrega de botas de jebe a los niño
Feliz con sus botas nuevas
Continuamos con la entrega de ropa, primero a la gente mayor y luego a los niños. Al mediodía comimos una contundente pachamanca que nos ofreció la escuela inicial para luego continuar con los últimos detalles de la celebración.

Celebración de Navidad en el local comunal

A las 2 y 30 pm empezaron a llegar los niños, media hora mas tarde arrancamos con el show. Por cosas de destino, minutos antes de empezar se fue la luz, lo que hizo que tuviéramos que improvisar algunas actividades y relegar las que teníamos planeadas.

Michelle, Claudio, Bernardo, Valeria y Isabella bailando
el "Chuchuwa" con los niños de Pomapata

Después de las palabras de bienvenida y de agradecimiento empezó el show, primero calentamos motores con la canción y el baile para niños de “Chuchuwa”. Luego 7 del grupo se volvieron actores por unos minutos y entretuvieron a los niños con la adaptación del cuento “Las Lagartijas” del francés François Vallaeys.

Elenco en pleno listo para la actuación

Luego vinieron juegos como “Simón Dice” y “Mar y Tierra”, pocos minutos después llegó la luz lo que nos permitió hacer los infaltables concursos de canto y de baile entre los niños de Pomapata, todo un clásico cada mes de diciembre. Nos contaban los padres que los niños se preparan con tiempo en ambas disciplina y eso se nota cada año que regresamos.

Marco y Marines atendiendo a los niños

Continuamos con la chocolatada navideña, la entrega de regalos, algunos obsequios para la escuela inicial y 100 dosis de leche para niños menores de 5 años al el club de madres del vaso de leche. La tarde termino con un entretenido baile con gran parte de los niños pomapatinos. Cayó la noche y tuvimos que bajar el telón.

Niños disfrutando de la chocolatada
Bernardo con Santiaguito

Terminamos rendidos pero contentos, la experiencia, una vez mas, fue espectacular. A pesar del inconveniente de la luz todo salió de maravillas, nuestros amigos de Pomapata se fueron mas que contentos y nosotros muy satisfechos y agradecidos con ellos por la alegría que nos brindan año a año todos.

Repartición de ropa a la gente mayor del pueblo

La mañana siguiente fue mas relajada, tomamos un caldo de cabeza de cordero de desayuno antes de ir a los baños termales de Conoc, a 45 minutos de Pomapata. De regreso, luego de deleitarnos con otra sabrosa Pachamanca ofrecida por el pueblo, subimos hacia el cementerio, era hora de compartir unos largos minutos con nuestra querida Casia, la persona que nos puso a Pomapata en el camino.

Pachamanca ofrecida por la comunidad

Colocamos una placa con un poema escrito a ella por mi sobrino Santiago. Algunos de nosotros dirigimos unas breves palabras, brindamos en su honor y regresamos hacia el pueblo. Compartimos este emotivo momento con parte de la familia de Casucha.

Parte del grupo en la tumba de Casia

La madrugada siguiente empezó el largo camino hacia Lima, nos esperaban 12 horas de viaje. Regresamos agotados pero contentos por todo lo vivido en esos dos días y medio en Pomapata. La gente de despidió de nosotros con todo el cariño existente y nos pidieron que no nos olvidáramos de ellos.

Noé lleno de juguetes

El día de hoy, luego de 4 años, tenemos un compromiso con los niños de Pomapata y vamos a seguir regresando año tras año gracias al apoyo de muchos amigos que colaboran con nosotros para llevar un fin de semana de alegría a este olvidado pueblo de los andes ancashinos.

Niños felices con sus botas de jebe nuevas

Muchas gracias a las mas de 100 personas que nos apoyaron este año; ver sonreír y jugar a los niños de Pomapata no tiene precio.

Nos vemos en el 2014!!!!

Todo el equipo:
Arriba: Arturo Bullard, Michelle Muñoz,  Gonzalo Bullard,
Bernardo Garcia, Claudio Samanez, Kiara Samanez, Tana Simpson,
Ricardo Samanez, Marines Seminario, Licy Cano, Pedro Rachitoff
Abajo: José Ignacio Bullard, Sandra de la Flor, Pía Luna,
Vasco Aramburú, Marco Antonioli, Valeria Bullard,
Isabella Bullard, Verónica Simpson



5 comentarios:

  1. Exclente Obra , felicitaciones , mi apoyo para el proximo descontado!

    ResponderEliminar
  2. Genial Arturo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Conmovedora y alentadora la experiencia.
    Todo tipo de ejemplos positivos. Estas son las cosas que nos hacen grandes y mejores personas. Felicitaciones a ti y a toda tu gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, realmente nos enriquece mucho ir todos los años a Pomapata!!! Saludos

      Eliminar
  4. Estimado Arturo, con gran nostalgia y a la vez satisfacción vuelvo a recrear mi vista valorando vuestra obra que año tras año vienes concretando en bien de la comunidad de Pomapata,; pero hay una gran noticia que quiere compartir en tu blog, para ver hacer clic en:


    http://naloalvaradochiquian.blogspot.com/2015/04/inician-construccion-de-trocha.html

    Tengo la esperanza que este año llegarás con toda tu comitiva al centro poblado donde Cacilda vió la primera luz.

    Afectuosamente,

    Felipe

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...