martes, 3 de septiembre de 2013

Los Uros: Milenarios Habitantes Flotantes del Lago Titicaca


Partimos del puerto de la ciudad de Puno bordeando las 7 y 30 am. Nuestro destino, una de las mas de 30 islas flotantes que se encuentran sobre las aguas del Lago Titicaca, el lago navegable mas alto del mundo (3,812 msnm).

Artesana en Isla de los Uros
Luego de una hora surcando las aguas del lago llegamos a nuestro destino. En la isla, amablemente, nos recibió parte de su población. Descendimos sobre la isla de totora, esta es textualmente el piso en la isla. Al pisarla se mueve como si estuvieras sobre un colchón de agua, una sensación rara pero agradable.

Existen cerca de 40 de estas islas en el Titicaca
El origen de Los Uros se remonta a épocas anteriores al imperio incaico. Hay estudios que sostienen que su población proviene de una migración desde la polinesia y que forman un grupo humano distinto al que fue ocupando paulatinamente América del Sur durante miles de años.

Cada isla es habitada por alrededor
de 50 personas
El grupo étnico, diferente a los quechuas y aymaras, se denomina “kot-suña”, quienes antiguamente hablaban el pukina, idioma que perdió vigencia con el paso de los años.

Haciendo fotos en la isla
Se cree que el primer lugar que habitaron los Uros fue en los alrededores del Lago Uro – Uro, ubicado actualmente en territorio boliviano. Luego, al ser amenazados por los conquistadores incas, huyeron en sus balsas de totora hacia el interior del Lago Titicaca. Se dice que vivieron muchos años dentro de sus embarcaciones hasta que fabricaron estas impresionantes islas flotantes en las cuales viven hasta el día de hoy.

Bote de totora
Con el tiempo la población fue perdiendo la pureza étnica, mezclándose con los quechas y aymaras, habitantes de las orillas del Lago Titicaca. Hoy en día los habitantes de estas islas practican parte de sus tradiciones ancestrales, las cuales tienen una significativa influencia aymara.

Los pobladores viven sobretodo del turismo
En la actualidad existen cerca de 40 islas flotantes en el Titicaca, cada una de ellas habitadas por alrededor de 50 personas, siendo las Uros Chulluni la mas grande de ellas. El número de islas va variando de acuerdo al crecimiento demográfico. Al crecer las familias o al decidir separarse, muchos forman su propia isla.

Niña la pie de su vivienda
Leyendas urbanas cuentan que las islas de los Uros flotan mágicamente gracias a la bendición de los dioses, si embrago la realidad es que estas maravillosas islas flotan debido a que son construidas sobre bloques de raíces de totora que, al entrar en descomposición, producen gases, los que ayudan a la flotación de las islas.

Las islas son construidas solo de totora
Por encima de estos bloque de raíces, los Uros colocan gran cantidad de totora seca sobre la cual construyen sus pequeñas casas con el mismo material. Cada cierto tiempo (1 o 2 meses) deben echar mas totora sobre la anterior para evitar la desintegración de la isla.

Niño de la isla
Las islas flotantes construidas son ancladas al fondo del lago por medio de grandes palos que van desde el fondo hasta la base de la isla. La mayoría de estas se encuentran dentro de la Reserva Nacional del Lago Titicaca.

Poblador de Los Uros
Los hombres Uros son hábiles constructores y conductores de balsas de totora y las mujeres son expertas tejedoras. Hoy en día están muy enfocados al turismo y al venderle artesanías a los que tienen el gusto de visitarlos. Además del turismo, se dedican a la pesca artesanal y a la caza de aves silvestres.

Ave del totoral
Gran parte de las islas tienen luz gracias a una donación de paneles solares que hizo el gobierno del ex presidente Fujimori. Han habido muchos casos de incendios debido a lo inflamable de la totora, es por ellos que las familias cocinan fuera de sus casas y manejan el fuego con mucho cuidado

Cocina Típica
Permanecimos cerca de una hora sobre la totora de los Uros, un miembro de la población nos explicó detalladamente como construyen las islas y como las anclan al fondo del lago.

Artesana 
Tomamos algunas fotos y nos despedimos de la población. Continuamos nuestro camino hacia a la Isla de Taquile, era 28 de julio, fiesta nacional del Perú, nos esperaba un colorido día de celebración patria en nuestra siguiente parada.

Parado en la isla flotante

1 comentario:

  1. Estan preciosas todas Arturo, eres un artista.
    Supongo que para un profesional debe resultar “sencillo“, pero que alucinantes cielos azules.

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...