jueves, 2 de junio de 2011

Buenos Viajeros, Grandes Amigos

Este post se lo quiero dedicar a todos esos buenos amigos con los que he compartido buenos y gratos viajes, amigos con lo que he vivido emociones, alegrías, aventuras y un sin fin de anécdotas durante los diversas travesías.

Junto a Alvaro y Gonzalo en caminata a la Cordillera Escalera en Tarapoto (2009)

No dudo que a la gran mayoría de personas les gusta viajar, a quien no, pero hay viajes y viajes, maneras de viajar y maneras de viajar. Voy a hablar de aquellos que no se complican, los que su prioridad no es donde dormir o donde comer, a los que no les importa viajar muchas horas en carro, bus, bote o llegar caminando, con tal de llegar a un lugar que vale la pena. Son aquellos que el objetivo principal de viajar es conocer, explorar y compartir con la gente del lugar visitado, los que tienen en mente la protección y conservación de nuestros recursos y que, a la vez, los aprecian mas que gran parte de la población porque los conocen a fondo, porque muchas veces han estado ahí. Este es un homenaje a mis amigos viajeros con los que he tenido el gusto de compartir mil y una experiencias.
No hay como viajar con una buena compañía, con gente que tenga los mismos gustos que uno, con gente que no se complica al viajar.
Que no se resientan mis otros amigos, que tengo muy buenos, pero que no tienen en sus planes a corto, mediano o largo plazo dormir en una carpa sobre los 4000 msnm o comer galletas de soda con atún.

Gonzalo Bullard

Con Gonzalo, mi hermano, hice mis primeras caminatas y viajes por el Perú. El tiene un back up de innumerables viajes. Uno de los mas memorables fue cuando viajó de Lima a Pucallpa tirando dedo en los años 80s.
El primer viajes que realicé con el fue una caminata de 5 horas hacia el Bosque de Zarate en San Bartolomé, sierra de Lima. Luego vino uno a Vichaycocha, entre Pasco y Lima y de ahí uno memorable en el año de 1992 hacia la fortaleza de Kuelap y la Gran Vilaya.

Gonzalo en la Zona de Quilca - Arequipa (2011)

En esa época a Kuelap no la conocía nadie, es mas, antes de ese viaje fue la primera vez que escuche hablar de esta espectacular fortaleza. Creo si lugar a dudas que ese recorrido por Chachapoyas fue una prueba de fuego. 25 horas en un bus destartalado hasta Chachapoyas, 4 horas mas en una tolva de camioneta y 3 horas adicionales de caminata hasta Kuelap. Seguidas de 3 horas de caminata de regreso, una noche sobre un piso de tierra, una caminata de 6 horas, otra de 5 horas, una mas de 6 horas, para regresar en caballo 5 horas mas, entre otras cosas, una gran travesía, un verdadero master en viajes de aventura.

Gonzalo en Olmos - Lambayeque (1992)

Hemos viajado mucho juntos, Tupe, San José en Arequipa, Tarapoto, la ruta de Chachapoyas, Rupac, Pomapata, San Fernando, son algunos de los principales destinos. Lo mejor de todo es que aún tenemos muchos viajes mas en cartera por realizar.
Gonzalo me demostró, junto a Alvaro del Campo (líneas mas abajo), hace dos años lo que es ser solidario. Bajando de una caminata que hicimos hacia la cordillera escalera, en Tarapoto, me lesioné la rodilla, lo que subí en 4 horas me demore cerca de 8 horas en bajar. Ambos estuvieron a mi lado dándome la mano y ayudándome a atravesar los 12 cruces de río que había que pasar. Partimos a las 8 am y retornamos a las 8 pm, fue uno de los momentos mas duros que he pasado en una caminata.

Alvaro del Campo

A Alvaro lo conozco desde que tengo uso de razón, es amigo del barrio, amigo de mi familia. Vivimos muchos años a menos de 50 mts de distancia. Un verano de 1993, pocas semanas después de haberme graduado de estudiar comunicación audiovisual, Alvaro me propone viajar ad honoren al Proyecto de Conservación de Guacamayos en la selva de Tambopata Candamo, mi tarea sería grabar con una cámara V8 el trabajo del destacado fotógrafo de la National Geographic, Frans Lanting. No lo dude un minuto y viaje junto a Alvaro y un grupo de voluntarios al proyecto por 5 semanas, fue mi primera incursión real a la selva, una experiencia extraordinaria que influyo mucho acerca de lo que quería hacer en el futuro, creo, sin temor a equivocarme que ese viaje fue clave para que naciera el cariño y respeto que tengo hoy a la naturaleza, además de la pasión y afición que tengo por la fotografía.

Alvaro en una torre de observación en Tambopata (1993)

Regrese varias veces mas a Tambopata, un par de ellas con Alvaro. Luego hicimos algunos viajes memorables por la selva de el Beni en Bolivia, Pozuzo, Cuzco, Trujillo, Máncora, Tarapoto entre otros. Una de las anécdotas que mas recuerdo nos paso en el año 1992, en plena época del terrorismo, estábamos haciendo el trayecto entre Pozuzo y Oxapampa en un bus, cuando en medio de los matorrales salieron un grupo de 7 personas armadas, pararon el bus, nos bajaron a todos, nos pidieron nuestros documentos, se subieron unos dentro y otros en el techo, avanzamos por 30 tensos minutos, pararon el carro, bajaron y se metieron nuevamente a los matorrales. No supimos si fueron guerrilleros, terroristas o gente de ejercito, fue un momento tenso.

Con Alvaro subiendo al Huayna Picchu - Cuzco (1993)

Otra fue caminando por la selva de Tambopata al atardecer, veníamos tranquilos y relajados cuando Alvaro me grita "Corre", no sabia que pasaba, solo opte por correr lo mas rápido posible, al final Alvaro había golpeado un gran panal de avispas blancas sin darse cuenta y fue picado sin compasión por 7 de ellas, yo salí ileso.
Alvaro hoy trabaja en el Field Museum de Chicago, todos los años pasa algunos meses en Perú explorando nuevos lugares en la selva amazónica para nuevos proyectos y áreas de conservación.

Ernesto "Che " Bravo

Al Che lo conocí cuando estudiaba en el IPP, un ciclo cayó en mi clase y rápidamente nos hicimos amigos. Ya graduados el se dedicó a las cámaras de video y yo a la cámara fotográfica. Viajamos mucho juntos cuando trabajo para el programa "Zona de Impacto", no me perdía ningún viaje. Estuvimos un par de veces en Pozuzo, en Huaraz, los cañones de Cotahuasi y el Colca, Máncora, Cabo Blanco, entre otros lugares.

"El Che" en puente colgante de Pozuzo - Pasco (1994)

El Che vive hace unos años en Miami viendo diversos proyectos, algunos de ellos relacionados a la televisión. El fue el gestor de que en octubre pasado me inviten a Miami a hacer una Exposición del Perú en el Miami Beach Convention Center. Estuvimos una semana en esta ciudad recordando mil y una historia del IPP y de los viajes que realizamos en el pasado.

José "Pablito" Madalengoitia

A José, o "Pablito ", lo conozco desde el colegio, estuvo en mi promoción. Si bien nos conocíamos, fue después de graduarnos que nos hicimos buenos amigos. En los 90s viajamos mucho junto al programa "Zona de Impacto ", junto a El Che Bravo. Aprovechábamos la invitación a diversos festivales de deporte de aventura que le hacían al programa para meternos en la colada y asistir. A fines de los 90s le perdí el rastro, en esos años José cumplió un sueño, logro viajar de Lima a California manejando un VW del 74 en 5 meses y medio, una gran aventura de la cual tiene miles de historias y anécdotas. Luego vivió unos años en Costa Rica.

José haciendo sus pininos en camara acuatica, Rio Santa - Ancash (1994)

Me reencontré con el hace unos años en Cabo Blanco, nos juntamos en Lima y continuamos viajando. Huaraz, Cerros de Amotape, Caleta San José y Rupac son algunos de los destinos que hemos hecho en los últimos años.
Recuerdo en un viaje a Huaraz, hace mas de 15 años, nos quedamos solo con 10 soles en el bolsillo, era el día de su cumpleaños. Entramos a un bar y jugando dardos y apostando lo poco que teníamos José llegó a incrementar nuestro fondo de 10 soles lo suficiente como para poder tomarnos un par de cervezas y poder sobrevivir un día mas.

"Pablito" en las Ruinas de Rupac - Lima (2010)

José es camarógrafo profesional, su especialidad es grabar dentro del agua. Ha participado en varios proyectos de Surf para ESPN y AXN. Ha hecho cámaras en Hawai, Indonesia, USA, parte de Sudamérica y Centroamérica. Su última gran satisfacción fue ser uno de los 3 camarógrafos que participo en el video de promoción del país, Perú – Nebraska.

"El Chato" Sven Wallin

Al "Chato Sven" lo conocía de hola y chau, el era amigo de mis hermanos. Cosa de el destino, en el año 96, por motivos laborales, me fui a vivir a Santiago de Chile y terminamos compartiendo un departamento por 2 años. Cada vez que podíamos nos escapábamos de la ciudad de Santiago, viajamos mas de una vez al sur de chile y a Mendoza - Argentina, aunque uno de los viajes que mas disfrutamos fue cuando llegamos a las 7 Tazas en Radal, un paradisiaco y poco visitado lugar a 4 horas de Santiago. La primera vez que llegamos, nos topamos con un puente caído cuando aún faltaban unos 15 kilómetros para llegar. Al final optamos por estacionar el carro y caminar, al poco rato se nos cruzó un tractor, el cual nos jaló hasta nuestro destino trepados en los tapabarros. En ese mismo viaje, cometimos el error de dejar nuestra comida fuera de la carpa, al día siguiente solo encontramos bolsas y migajas, los zorros se habían dado un gran banquete.

Sven bajando de Tupe, Sierra de Lima (2010)

Ya en Lima seguimos viéndonos y viajando, Puerto Inca, Huancaya, Marcahuasi y Tupe han sido algunos de los viajes que hemos hecho desde Lima.
El Chato es uno de los gerentes de una importante empresa de aceites, pero igual se busca el tiempo para darse sus escapadas, empacar sus cosas y salir de la ciudad.

"El Chino" Miguel González

A El Chino lo conocí a fines de los 90s. En el 98 junto a mi hermano José Ignacio y Alvaro del Campo hicimos un viaje en una combi de propiedad de los padres a Puzuzo, fue uno de esos viajes completos donde mezclamos diversión, caminatas, aventura y cultura. Visitamos Pozuzo para la fiesta de aniversario del pueblo. Nunca voy a olvidar cuando a falta de carpa "acampamos" al lado del río bajo un toldo hecho por nosotros a base de plástico y palos, no contábamos que esa noche iba a llover de manera torrencial y que el plástico iba a ceder con el agua. A las tres de la mañana nos encontramos el Chino, Alvaro y yo empapados bajo la lluvia esperando a que amanezca.

El Chino en Rupac (2010)

Dos años después el Chino viajó a New York a vivir, le perdí el rastro hasta el año pasado (2010) que viajé a New York y nos reencontramos después de 8 años. El primer pacto que hicimos fue que en su siguiente visita a Lima haríamos un viaje. Un mes después estábamos en Lima empacando nuestras cosas, junto a mi hermano Gonzalo y José Madalengoitia, partiendo de caminata a Rupac.

El Chino, Gonzalo, Pablito y yo en Rupac (2010)

Con el Chino no he viajado mucho debido a que vive hace varios años en el extranjero, pero tenemos un acuerdo que cada vez que vengo por estas tierras, tomaremos nuestras mochilas y partiremos hacia algún inhóspito lugar.

Santiago Bullard

Santiago es mi sobrino, hijo de Gonzalo, un chico que heredó todo el espíritu aventurero de su padre. Desde muy niño amo la naturaleza. Recuerdo cuando tenia unos 6 años, siempre le regalaba las fotos de descarte, las que no usaba porque no estaban 100% buenas. Un día voy de visita a su casa y Santiago había hecho un álbum de fotos titulado "Las Aventuras de mi Tío Arturo", el contenido estaba compuesto por todas aquellas fotos que en algún momento le regalé, "adornado" con una foto desenfocada de mi cara en la carátula, fue muy emotivo.

Santiago en Olmos - Lambayeque (1999)

El primer viaje que hice con Santiago fue a la Meseta de Marcahuasi, el tenia solo 6 años y subió caminando sin ninguna ayuda, desde ese momento supe que iba a ser un buen viajero. Antes que cumpla los 11 años ya habíamos hecho varios viajes. Huanuco, Tingo María, Huayllay, las playas del norte de Perú, Puerto Inca, fueron algunos de los lugares que recorrimos.
Hoy Santiago tiene 23 años y sigue teniendo ese espíritu viajero y aventurero, hemos estado en los últimos meses en Tarapoto y Caleta San José, y disfruta viajar igual que cuando era un niño.

Santiago frente a Caleta San Jose - Arequipa (2010)

Santiago estudia literatura en la Universidad Católica y escribe un exitoso blog http//cafedesencuentro.blogspot.com el cual recomiendo visitar

Charo Figueroa

Charo es mi esposa, la conocí en el año 1998, sus viajes habían sido mayormente al extranjero. Al poco tiempo de enamorados hicimos una caminata de 6 horas a Rupac, luego vinieron viajes a Marcahuasi, Huayllay, Tingo María, entre otros. Nos a casamos en el 2000 y viajamos de mochileros a Europa. Charo es una excelente compañera de viajes, hemos recorrido juntos gran parte de Perú, Chile, Argentina, la Islas Galápagos, Centroamérica, Europa, África y Medio Oriente.

Charo en las ruinas de Lamanai - Belice (2009)

Hoy en día viajamos con mas comodidad que antes, si podemos ir a un buen hotel o restaurante lo hacemos, pero si es necesario sacrificar comodidades por conocer y llegar a lugares poco visitados y sin la minima comodidad, no dudamos y nos embarcamos.
Charo es mi principal compañera de viajes y los disfruta tanto o mas que yo.

Charo en Kenia junto a miembros de la tribu de los Masai (2011)

Este es un pequeño reconocimiento a algunos de mis amigos con los que disfruto viajar y de los cuales he aprendido mucho, un reconocimiento a mis Buenos Amigos, Grandes Viajeros.

6 comentarios:

  1. Pucha, Arturo, mostra la nota, mostro que me hayas incluído, y mostro también notar que he en algún momento he tenido la oportunidad de compartir viajes con casi todos los mentados. Y, sobre todo, mostro pensar que quedan tantos territorios, kilómetros y kilómetros, que recorrer (o volver a recorrer). Para mí, es un verdadero honor poder compartir estas vivencias contigo y con tanta gente increíble, así como poder llamarme tu "compañero de viaje". Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Estoy seguro que nos quedan muchos kilómetros y destinos por recorrer en el futuro. Gran parte para que un viaje sea completo tiene que ver con quien lo hagas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Increible compadre, la verdad que me emociono leer tu blog y de hecho siempre ha sido bacan viajar juntos, dijiste algo clave cuando mencionas que no hay nada mejor que viajar con gente que sabe viajar, gente que no se queja y come lo que sea y duerme donde sea. Se me vino a la memoria una anecdota cuando estabamos en una moto en el Beni a alta velocidad y se me introdujo una peligrosa avispa en la oreja y casi colisionamos y nos sacamos la ñoña! Tengo que reconocer que no era muy sagaz manejando moto pero contra todo pronostico audazmente logre controlarla!! Un abrazo, Alvaro

    ResponderEliminar
  4. Arturete,
    Primero agradezco que me incluyas en esta digna lista. Ha sido muy emotivo lees este articulo, ya que con palabras muy simples se puede definir el hambre por aventura ese ir con hacia lo desconocido e integraarlo a tu alma- Ademas defines perfectamente al tipo de personas que se suben al mismo barco y comparten todo con armonia. Como siempre te he dicho, tu tienes un verdadero espiritu de aventura, eso esta mas que comprobado; largas caminatas bajo el sol de medio dia, subiendo por muchas horas en caminos empinados y encima, cargando 6 Kg en equipos de fotografia. Creo que el viajar es una pasion y una fuente inmensa de experiencias y anecdotas que al fin y al cabo son un alimento del alma.
    Es un placer viajar contigo. Para realmente entender algo, hay que conocerlo a profundidad!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El gusto siempre ha sido mio Alvaro y Gonzalo, yo los veía cuando era mas chico cuando partian a hacer largos viajes, a lugares lejanos, en una década como la de los 80s donde uno no sabia que le iba a deparar el futuro y ninguno de ustedes sabia claramente cuando iban a regresar, yo admiraba esos viajes y ese espiritu que los empujaba a hacerlo (era muy chico). Luego tuve la oportunidad y suerte de viajar con ustedes, no al nivel extremo de sus primeros viajes, pero igual han sido viajes increíbles que los voy a tener grabados en la mente toda mi vida.
    un abrazo para los dos.
    Arturo

    ResponderEliminar
  6. Gran honor el que siento por que me hayas incluido en la nota Arturo. Definitivamente aquellos que tenemos la curiosidad de conocer el mundo ya sea cerca de donde vivimos o lejos nos une algo en comun que es es ese espiritu aventurero que nos permite expandir nuestros horizontes y ver la realidad de una manera mas completa.
    Que gusto ver que con casi todos los mencionados en tu nota he hecho algun viaje. Como quedamos, espero poder seguir compartiendo viajes y no solo en el El Peru, pero tambien, si se da la oportunidad, en alguna otra parte del mundo.
    un fuerte abrazo maestro!
    El Chino

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...