lunes, 20 de febrero de 2012

Rano Raraku: Cantera de Moais

Luego de una merecida siesta después de un largo vuelo desde Lima partí, en una pequeña camioneta alquilada, hacia Rano Raraku, uno de los principales atractivos que nos ofrece la misteriosa Isla de Pascua.

Moais al pie del Rano Raraku
Maneje alrededor de 15 kilómetros por la carretera que bordea la costa este de la isla, luego tomé un desvío de unos dos kilómetros hasta la entrada al volcán. Este punto, junto a Orongo, son los dos únicos lugares de la isla en las que te sellan el ticket turístico (de US$ 50 y válido por 5 días) debido a que solo te permiten el ingreso solo una vez a estos emblemáticos lugares durante tu estadía.

El Rano Raraku visto desde Tongariki
Camine por la falda derecha del volcán unos 700 mts hasta que me tope con la primera de los muchos moais que existen en esta parte de Rapa Niu.
Rano Raraku es el nombre de este volcán elegido por los antepasados de Rapa Nui para elaborar, con sus piedras de origen volcánico, estas maravillosas e impresionantes esculturas. Se estima que tanto en el interior como en la parte externa de este volcán existen alrededor de 400 moais.

Moais a medio elaborar en las faldas del volcán
Se dice que la tribu de los “Tupa Hotu“, al margen de ser una tribu menor, era una de las mas fuertes de la isla debido a que dentro de sus dominios se encontraba el Rano Raraku, cantera de los moais.

Son cerca de 400 moais los que encontramos en Rano Raraku
El primer nombre del Rano Raraku fue “Maunga Eo“, que significa “cerro perfumado“. El nombre se debe a que siglos atrás existió una planta muy aromática en esta zona de la isla la que le daba un olor particular a este sector.

Moai que no llegó a ser terminado
El volcán tiene cerca de 300 mil años, el tipo de piedra que se encuentra en este lugar, la “Toba Lapilli“, es único en la isla. La principal característica de esta es su poca dureza, lo que les permitió a los antiguos artesanos a moldear y tallar la piedra con mayor facilidad. Los moais fueron tallados con una herramienta llamada “Toki“, la cual era confeccionada a partir de basaltos, un tipo de roca sólida de color negro.

Moais en la parte interna del volcán
Con las guerras entre las tribus de la isla se abandonan los trabajos en la cantera. La madre naturaleza se encargo de cubrirlos con el paso de los años lo que ayudó a que se mantengan, la gran mayoría de ellos, en buen estado.

Moai parcialmente enterrado 
Durante el recorrido de dos horas que hice por el Rano Raraku pude observar moais de todo tipo, muchos de ellos en diferentes etapas de elaboración. Ahí también encontramos al moai mas grande de la isla, de 21 mts de alto, el cual no llegó a ser desprendido de la roca base.

Perfil de moai enterrado
Entré a la parte del cráter del volcán, al interior encontramos una hermosa laguna de agua dulce, en su alrededor crece abundante vegetación, siendo los juncos de totora los mas comunes. Un sendero bordea el cráter el cual nos permite acercarnos a unos 40 moais los cuales miran hacia la laguna.

Laguna de agua dulce en el cráter del volcán
Baje bordeando 15 minutos antes de las 7 pm hacia la camioneta, el sol cae recién a las 9 pm, me quedaban dos horas mas de luz, así que con las mismas partí hacia Tongariki, emblemáticos moais de la isla, los cuales se encuentran a menos de 2 kilómetros de Rano Raraku. No podía perder la oportunidad de ver el atardecer en este hermoso lugar.

Los moais son hechos con la roca Toba Lapilli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...