jueves, 17 de mayo de 2012

Cueva de Actun Tunichil Muknal, Museo Viviente de Sacrificios Mayas

Despertamos en el Cayo San Ignacio – Belice. La noche anterior contactamos a una agencia que nos iba a llevar a las impresionantes cuevas de Actun Tunichil Muknal, conocidas también con las siglas de ATM.

Las espectaculares Cuevas de ATM
Para visitar este sagrado lugar es indispensable contratar a una agencia especializada y autorizada, el guía que esté a cargo de la excursión tiene que ser obligatoriamente certificado. El máximo de personas que pueden visitar estas cuevas por día no puede pasar de treinta, cifra regulada por el ministerio de turismo de Belice.

Junto a mi esposa en la entrada de la cueva
Recorrimos alrededor de 40 minutos en auto, de ahí fueron cerca de 45 minutos adicionales por un sendero selvático al lado del río Roaring Creek, el cual se debe cruzar en 3 oportunidades, algunas de ellas mojándonos hasta la cadera. Al final del camino nos topamos con la espectacular entrada a la cueva de Actun Tunichil Muknal.

Entrando a la cueva de ATM
La cueva de ATM se encuentra en el corazón de la reserva natural de la Montaña del Tapir. Es una de las cuevas mas impresionantes del mundo Maya. No fue hasta finales del periodo clásico (700 – 900 d.C) que los Mayas se introdujeron en las profundidades de esta para llevar a cabo sus ceremonias religiosas y espirituales.

Restos óseos Mayas
Actun Tunichil Muknal significa “Cueva de la sepultura de piedra”, recibió ese nombre luego que encontraron los restos de una joven Maya en una cámara de sacrifico dentro de esta.

Restos de una joven Maya sacrificada
ATM fue recién descubierta en el año de 1989 y no se abrió al público hasta en año 1998. Entrar es definitivamente toda una aventura, al llegar al pie de esta hay que nadar obligatoriamente cerca de 10 mt atravesando una pequeña laguna de agua turquesa, hasta llegar a una roca donde empieza la caminata hacia las profundidades de la cueva. Es imprescindible colocarse un casco y una linterna frontal antes de ingresar.

Por partes uno anda con el agua literalmente hasta el cuello
Luego de 1000 mts de recorrido por un camino donde por momentos hay que andar con el agua hasta la cintura trepamos por uno de sus lados hasta llegar a un lugar conocido como la Catedral, un gran espacio cerrado donde se llevaron a cabo ceremonias de sacrificios humanos. En este punto, entre las estalactitas y estalagmitas, aún se encuentran los restos óseos de los individuos que fueron sacrificados ante los dioses del inframundo.

Estalactitas y estalagmitas adornan la cueva
En este impresionante museo viviente de sacrificios humanos encontramos, además, una serie de artefactos y restos de cerámica ubicados en su contexto original. La cueva también contiene dos estelas donde los líderes Mayas se cortaban a si mismos con el fin de ofrecer su sangre a los dioses.

Restos de ceramica Maya
Son mas de 2000 años de historia que están encerrados en esta impresionante cavernas, los Mayas creían que las cuevas eran la entrada al inframundo, estas significaban poder y temor para ellos. Los sacrificios y rituales realizados estaban enfocados a llamar a la lluvia y a evitar la sequía.

Charo caminando dentro de la cueva
Salimos literalmente empapados de la caverna después de mas de 3 horas de excursión, apurados por las picaduras de zancudos y mosquitos partimos de regreso por la misma ruta por la que venimos. Nos pusimos ropa seca y regresamos a San Ignacio impresionados por lo que vimos, una de las experiencias mas alucinantes e intensas que me ha tocado vivir en varios años vividos llenos de viajes y aventuras.

Cruzando en rio Roaring Creek hacia la cueva 
Una de las mejores experiencias de mi vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...