domingo, 18 de enero de 2009

Kuelap - La Gran Vilaya (Setiembre 1991)

Entrada Principal a la Fortaleza de Kuelap

Un día antes de partir se me llamó Gonzalo, mi hermano y me propuso ir a Kuelap, ruinas ubicadas en el departamento de Amazonas, la verdad, nunca en mi vida había escuchado hablar de ese lugar, como no tenia nada programado para los siguientes 10 dias me animé a ir. Me comento que estaban yendo aparte de él, Gino Salinas, Michael Tweddle y el Ciego.
Primero tomamos un Tepsa con destino a Chiclayo, en esos días la carretera panamericana se encontraba en pesimas condiciones, el viaje duró alrededor de 12 horas. Ya en Chiclayo fuimos a la oficina del Sr. Gustavo del Solar, conocido conservacionista y ex congresista, quien redescubrió la pava aliblanca en las quebradas lambayecanas. Tomamos nuestras cosas y, junto a su hijo, partimos con destino a Olmos, ahí la familia del Solar tiene una chacra, en la cual, su principal producción es el limón. En sus tierras también se encuentra el criadero “Barbara D’Achille”, ahí se crían en cautiverio a la pava aliblanca con fines de reinroducirla a su habitat natural, como atractivos adicionales cuentan con un pequeño zoológico, venados sueltos en los cultivos y una sachavaca llamada “Pancha”.

Arturo con Venado Cola Blanca en Olmos

Pasamos la noche en Olmos, la mañana siguiente encontré una tarántula al lado de mi cama, la cual fue adoptada de mascota, la bautizamos “Wilbur” y nos la llevamos de compañera para el resto del viaje. Recorrimos la chacra, visitamos unos petroglifos cercanos y nos paramos en la carretera a esperar el bus que nos llevaría a Chachapoyas. La espera fue larga, no recuerdo si demoro 3 o 4 horas; Al caer la noche, al fin, paso un bus y nos embarcamos.
El viaje fue pesado, en Jaén paramos a comer una gallina con arroz a solo un sol. A las 2 am el bus paro intespectivamente, el problema fue que delante nuestro había un camión al cual se le había safado el muelle posterior e interrumpía el paso de todos los vehículos. El incidente duro aproximadamente 2 horas. Aproximadamente a las 9 am llegamos, al fin, a Chachapoyas, casi de inmediato contactamos una camioneta que se dirigía al pueblo de María, desde este poblado se tiene que caminar tres horas para llegar a las ruinas, en principio éramos solo los cinco en la tolva, poco a poco la camioneta, también llamada “Carga Monos”, se iba llenando, minutos mas tarde estaba repleta, no entraba una persona más. Luego de 2 horas pasamos el pueblo de Tingo y tomamos el desvío a María, el camino serpentiaba el cerro y trepaba al lado de un abismo, el Ciego paro pasándose de un lado al otro de la tolva buscando simpre el lado mas seguro. Dos horas después llegamos a María, comimos un par de Doña Pepas y partimos hacia Kuelap, el camino era monótono en leve ascenso, la caminata duró 2 horas y media, aproximadamente a las 5 pm, llegamos a Kuelap, es realmente impresionante, está formada por grandes muros de 10 a 15 metros de altura, no lograba entender como este lugar se encontraba en el anonimato dentro de la mayoría de gente de Lima, incluyéndome (recien se promocionó en el año 1995). Dimos una pequeña vuelta y nos hospedamos en la casa de los guardianes de la ruinas, la cama la alquilaban a un sol. Esta humilde familia se lamentaba de que solamente los gringos visitaban estas ruinas. Por coninsidencia los señores que cuidaban las ruinas resultaron ser abuelos de Gerald, un chico que trabajaba para mi mama en Lima.

Muro al Interior de Kuelap

Al día siguiente, temprano, recorrimos las ruinas. En el camino el Ciego rodó de manera aparatosa, Nos pasó dándose aspas de molino y se torció fuertemente el tobillo, nos las dimos de curanderos y le aplicamos hortiga (planta que contiene acido fórmico y pica) de manera exagerada, tanto asi que termino con el tobillo mas inchado por las hortigas que por la torcedura.
Luego de dos horas partimos la caminata de vuelta hacia María, tomamos otro “Carga Monos” hasta el pueblo de Choctamac y nos quedamos ahí, en ese momento empezó la parte desconocida para mi del viaje, nadie me había, ni siquiera comentado, que ibamos ha hacer una caminata hacia la selva alta en busca de unas ruinas, las cuales habías sido descubiertas solo 4 o 5 años antes por Gene Savoy, nadie del grupo sabia mucho a donde teniamos que llegar. Dormimos en el pueblo, nos prestaron un cuarto, sin camas por supuesto, y muy temprano partimos hacia Vista Hermosa, a la expedición se habían sumado dos burros y el dueño de estos, un burro estaba encargado de llevar nuestras mochilas mientras el otro no los iríamos turnando. La primera parte del camino era durísima, había que cruzar un abra para luego descender hacia la selva, la subida duro poco mas de dos horas y el descenso aproximadamente 6 o 7 horas, lo peor del asunto era la insertidumbre, no tenía la mas mínima idea a donde tenía que llegar, caminaba y caminaba y todo seguía igual, hasta que despues de varias horas y al borde del desmayo llegamos a las faldas de Vista Hermosa ya que el pueblo quedaba en la parte alta del cerro.

Camino a Vista Hermosa, Gino, Arturo, El Ciego y Gonzalo

Al lado del río vive un señor llamado Damián, el era la persona que nos iba a guiar a la ruinas. Nos alojaron en un gallinero, lleno de cañas secas, con gallinas incluidas y al lado de dos toros. Nos alimentamos con un plato de arroz con frejoles, huevo frito y una taza de café y nos fuimos a dormir, trate de dormir pero dudo si llegue a pegar el ojo.
Nos levantamos temprano para partir hacia las ruinas, tomamos de desayuno el mismo menú que el de la noche (en toda nuestra estadía, desayuno, almuerzo y comida fue el mismo menú) y partimos. Fuimos a las ruinas mas cercanas de la Gran Vilaya, dicen que en la zona existen mas de 80 ruinas similares, todas pertenecientes a la cultura pre-incaica de los Chachapoyas, al igual que Kuelap, estas ruinas se encontraban a 6 horas caminando por un terreno bastante dificil y en ascenso. Las ruinas resultaron ser increíbles, estaban totalmente cubiertas por la vegetacion. Las recorrimos y bajamos hacia la casa de Damián.

Damián, Gonzalo, Gino, Michael, El Ciego y Arturo en una Ruina cercana a Vista Hermosa

Al día siguiente repetimos el menú de desayuno y partimos hacia otras ruinas, estas quedaban un poco mas lejos y la subida era mas dura, para mala suerte empezó a llover, el camino se torno aún mas dificil. Gino y el Ciego nunca llegaron. Gonzalo y Damián subieron tomando aguardiente y chachando coca, Michael y yo llegamos un rato despues, estas ruinas se encontraban, mas tapadas que las del día anterior, habia un “Tintero” (hueco en forma de botella, de entrada angosta y ancha en el fondo, el cual sirvió de prisión) que se encontraba totalmente tapado.
Llegamos casi al anochecer a la casa de Damián, el Ciego esa noche se desbando y se metió una trancaza con Chuchuhasi, yo me fui a dormir, aunque se me hizo dificil.

Con la Familia de Damián Antes de Partir de Vista Hermosa Hacia Choctamac 

La noche anterior habiamos pedido que nos consigan caballos para el camino de regreso, nadie, excepto Gonzalo, tenía la intención de caminar más, en la mañana teníamos 5 caballos esperandonos, uno para las cosas y cuarto para nosotros cinco, el que salió premiado fue Gonzalo, el decidió irse a pie, a Gino y a Michael le tocaron caballos rapidos, a mi me toco una mula media lenta y al Ciego, que avivado escogió primero el caballo mas recio y bonito, resultó ser el mas lento. El camino hasta Choctamac demoró como 7 horas, ahí me compre una piel de “Carachupa” (armadillo) que hasta ahora la conservo y tomamos nuevamente el “Carga Monos” con destino a Chachapoyas a esa altura del viaje nuestra mascota “Wilbur” se encontraba convaleciente, poco rato despues murió.

Regresando a Chachapoyas en el Carga Monos

Ya en la ciudad nos instalamos en el hotel “Amazonas”, en plena plaza de armas, al fin iba a dormir en una cama.
La mañana siguiente salimos poco después del medio día hacia Chiclayo. Llegamos como a las tres de la mañana, yo tenía un pasaje de avión de Chiclayo a Lima, pero recién salía a las cinco de la tarde, Gino, Michael y Gonzalo se fueron a Piura, hasta ahora no entiendo como les quedó fuerza para ir, mientras el Ciego partió a Pacasmayo. Me quedé solo esas 14 horas esperando que salga mi avión sin comer ni tomar nada, no me quedaba un cobre en el bolsillo.



video

3 comentarios:

  1. Ayuda memoria
    La gallina no fue en jaen, fue en la carretera cuando se habia malogrado el camion.
    Entre los que subieron al cargamonos habia una cantanre folklorica medio coquetona.
    El tintero es en Kuelap y a gino lo dejamos dentro al ver que llegaba el guardian, y cuando nos ibamos el guardian nos pregunto "van a sacar a su amigo?"
    Damian Cruz es posiblemente el que descubrio la gran vilaya, savoy tomo el floreo.
    La borrachera del ciego fue con un trago de nombre inventado llamado "mojandilla", Lo que pasa es que Pancho Seoane, tio de Soledad fue el que hizo toda la logistica para los viajes de Savoy en el Peru. El fue el que menciono lo de vilaya, que busquemos a Damian cruz y me menciono la mojandilla que habian tomado con el. La receta es: Aguardiente de la zona y tang de naranja en polvo (sin agua). Yo no encontre tang pero lleve gatorade en polvo. Apenas le dije a Damian la palabra mojandilla, srto.e emociono ha

    ResponderEliminar
  2. Al tintero que me referia era otro, uno que estaba tapado en la Gran VIlaya (tengo una foto dentro), por lo demas se agradece la ayuda memoria

    ResponderEliminar
  3. Sabes me llamo Jenny naci de la ciudad de Olmos actualmente vivo en Pensilvania
    y me da muchisima alegria que hayas podido conocer mi pais Peru.He viajado por algunos lugares de mi Pais como Piura, Lambayeque, Cajamarca,La parte de sierra de Lima que por cierto vivi aqui por 7 años hasta terminar mi carrera en la Universidad Villarreal tambien visite Arequipa y Cuzco aqui estuve mas que 15 dias.Todas las fotos que muestras en tu diario son realmente bellas.Felicitaciones eres grandioso

    ResponderEliminar

Espero sus comentarios

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...